Tango y Cultura Popular ® N° 163 - Page 23

Uno de los lugares más sensibles del tango, es quizá, el abrazo. Hoy que tengo la oportunidad de que muchos me lean, escribiré recordando lo que muchas mujeres me han contado sobre los horrores de los abrazos masculinos que “apresan, estrujan y asfixian”, así como otros que revolean a la mujer como una bolsa de pochoclos rota. Es curioso, pero muchos creen que van a sorprender a una dama haciendo la mayor cantidad de pasos a altas velocidades. Y que entre más complejos hagan los pasos, mejor se verá su baile… y aquí el abrazo se descuida y también a la mujer. Me atrevo a opinar que la mujer no cree que eso es agradable. Son muchas las que me cuentan que prefieren a los hombres que hacen muy bien lo poco que saben, aunque solo sean pocas figuras (pasos) escuchando la música; y no a quienes tratan de demostrar un enorme compendio de figuras completamente entrelazadas y que no dan respiro ni a los pies ni a los pulmones. Una de cal y otra de arena: Por otro lado, yo mismo he sufrido el peso de muchos abrazos femeninos en mis hombros y cuello. O mujeres que me arrastraban en vez de esperarme, Así como sentir que muchas me usaban como bastón y otras como trampolín para sus acrobacias. no parte de someter, sino de comunicar. Seguir a alguien no es corresponder, sino aceptar al otro y dejarse llevar. Es peligroso llevar actitudes acrobáticas o de exhibición a la milonga. Pues luego vemos parejas en medio de la milonga haciendo interminables secuencias circulares con patadas, ganchos y volcadas, deteniendo la circulación de las otras parejas de bailarines. Claro que es comprensible que quien paga por ver un espectáculo de bailarines desee ver destrezas veloces, acrobacias, saltos, desnudos y actitudes malevas. Será poco comercial en un show, una pareja de viejitos que bailen como dos dioses disfrutando íntimamente de su danza. La comunión entre virtuoso y sensible pocas veces se ve. Es difícil unir estos dos factores. Quien empieza a bailar el tango, la mayoría de veces llega con lo que ve en la televisión o shows. Y le resulta raro que el tango social no es lo que se publicita en todos los medios masivos. Mucha veces me hago preguntas: ¿puede alguien verse bien y aún así bailar mal? ¿Puede verse mal y aún así bailar bien? Muchos grandes bailarines/as se ponen a enseñar, y enseñan a principiantes cosas que ellos mismos Sin dejar de ser caballero, me hacen bien como bailarín/na de gustaría recomendarles a las damas escenario (y saben que no se usan que piensen e intenten tener un en la milonga) y luego el alumno equilibrio propio, y no depender aprende a exigir pasos y cosas del hombre para ello. Hay muchas vistosas para que todo el mundo lo técnicas para ello, seguramente han mire, aunque su pareja no se sienta escuchado por ahí de que las mejores bien o su baile no funcione en el bailarinas no “pesan”, es como si entorno social. volaran, yo comparto esa opinión. Es una verdadera pena que no El abrazo, la marca y todo el baile, escuchemos a muchos profesores no son cuestiones de fuerza, sino de hablar de sensibilidad en la marca, sutilezas. Lograr que nos entiendan en la musicalidad, buscar la calidad 23