Vida Médica Volumen 72 N°2 - 2020 - Page 7

VIDAMÉDICA / ESPECIAL COVID-19 { 7 mediante un cuestionario voluntario. Finalmente, el 3 de marzo se confirmó el primer caso importado en Chile, por lo que comenzaban a requerirse medidas más estrictas para evitar llegar a las peores proyecciones. Esta amenaza llegó en un contexto social complejo, después de un estallido social que había reventado la burbuja del “oasis de Latinoamérica”, con una ciudadanía movilizada, autoridades e instituciones con baja aprobación, un plebiscito para definir una nueva Constitución agendado para el 26 de abril, y los temores de una reactivación de las protestas en el mes de marzo. Comprendiendo este difícil escenario, en el que la autoridad debía comenzar a tomar medidas drásticas y de alto impacto en la cotidianeidad de las personas, el Colegio Médico de inmediato se puso a disposición de la autoridad para colaborar y les solicitó apoyarse en un grupo de expertos con conocimiento en pandemias, que dieran un respaldo técnico a sus decisiones, tanto ante la ciudadanía como la comunidad médica y científica. “Esto era de gran relevancia, considerando que, de acuerdo a la experiencia internacional, nuestro país iba a tener que empezar a tomar medidas cada vez más restrictivas, que para muchos podían ser vistas como una manera de acallar el movimiento social”, comenta la presidenta del Colegio Médico, Dra. Izkia Siches. Foto: Archivo Presidencia de la República. Reunión Mesa Social COVID-19 del 5 de Mayo de 2020. La pandemia por COVID-19 ha golpeado con fuerza desde países pequeños a las más grandes potencias. Un virus desconocido, con un gran potencial de contagiosidad y letalidad, del cual la comunidad científica y el mundo entero siguen aprendiendo día a día, a punta de dolorosas lecciones que han costado miles de vidas en todo el planeta. Los gobiernos se han visto forzados a tomar decisiones drásticas de aislamiento social, para evitar la mayor propagación del mismo y el colapso de la red sanitaria, pues con la experiencia de Italia y España quedó en evidencia que la toma tardía de estas medidas podía disparar la transmisión, elevando así la cantidad de personas con cuadros graves y fallecimientos. La globalización y la rápida expansión desde China -donde se originó el brote- hacia otros países, hacían preveer que era cosa de tiempo que el virus llegara al país, por lo que se comenzaron a tomar medidas para reforzar la red y vigilar el ingreso de viajeros, aunque de manera bastante laxa en un principio, PRIMERAS MEDIDAS En enero, el Ministerio de Salud emitió alertas sobre COVID-19 a los departamentos de aduanas e inmigración para que detectaran los casos entrantes mediante un cuestionario voluntario, pero hubo muchos reportes de que este control no estaba siendo eficiente. Luego, el 2 de marzo se comenzó a exigir una declaración jurada obligatoria a todas las personas que ingresaran desde países afectados, no obstante, la cuarentena era opcional en un inicio y los controles a los viajeros fueron débiles y poco sistemáticos. A fines de febrero se decretó Alerta Sanitaria, lo que permitía disponer de más recursos económicos y humanos para preparar la red asistencial. El 11 de marzo, la OMS declaró este brote como “pandemia”. Ese mismo día, el Presidente de la República convocó a un comité asesor de expertos compuesto por destacados epidemiólogos, salubristas y académicos, nombres que daban tranquilidad y fueron bien recibidos en la comunidad médica. El 14 de marzo, se declaró la fase 3 y el día 16, fase 4. Ese día, el Gobierno anunció una serie de medidas para contener la propagación del virus y reforzar la red asistencial. También, la Presidenta de la Orden participó en una reunión con el Jefe de Estado y ex ministros de salud en La Moneda, para abordar la crisis. En la oportunidad, se presentó una propuesta de trabajo para enfrentar la crisis sanitaria COVID-19, que abordaba al menos 15 áreas que se consideraban necesarias para el enfrentamiento de la pandemia y se solicitó contar con informes epidemiológicos mucho más claros y completos. Asimismo, se hizo un llamado a la ciudadanía a evitar todo lo que fuera posible: misas, reuniones sociales, salidas al mall; y a los empleadores a implementar medidas de trabajo a distancia. La Dra. Siches recuerda que en esa primera reunión “le dijimos al Gobierno que necesitábamos una comunicación mucho más de