Vida Médica Volumen 72 N°2 - 2020 - Page 20

20} VIDAMÉDICA / ESPECIAL COVID-19 Covid-19 MÁS ALLÁ DE LO SANITARIO La pandemia por Coronavirus ha cambiado el mundo tal como lo conocíamos. Para evitar su propagación y el colapso del sitema santiario, se han debido tomar drásticas medidas que han impactado todos los ámbitos de la vida. Ante este escenario, el Colegio Médico, a través del sus departamentos y agrupaciones ha abordado distinas aristas de esta crisis, entendiendo que la salud depende muchos factores y no se limta sólo a la atención en los recintos asistenciales. Por: Patricio Azolas Á. El 31 de diciembre de 2019, la Organización Mundial de la Salud informó al mundo que varias personas que estuvieron en un mercado de animales en Wuhan se contagiaron con un virus desconocido. A los pocos días -el 7 de enero-, las autoridades chinas identificaron el virus como un nuevo coronavirus, denominado inicialmente como 2019-nCoV por la OMS, de la familia del SARS y el MERS, que a principios de los 2000 golpearon fuerte a países, principalmente, de Oriente. Los casos comenzaron a dispararse rápidamente y a registrarse en distintos lugares del planeta. Sin una cura ni vacuna disponibles y ante la rápida propagación del virus, el COVID-19 se convirtió en un problema global. Frente a esta situación, los líderes de los distintos países, incluido Chile, se vieron obligados a tomar drásticas medidas que vineron a cambiar la rutina y normalidad tal como las conocíamos. Así es como esta pandemia no solo ha tenido efectos sanitarios. El Presidente de la República, Sebastián Piñera, ha afirmado en reiteradas ocasiones que nos enfrentamos a una “pandemia sanitaria y a una social”. De este modo, el nuevo virus ha tenido efectos colaterales en la economía, ha tenido consecuencias para la salud mental, ha profundizado la violencia de género, ha traído dilemas éticos y ha golpeado de manera distinta a poblaciones más vulnerables, como los migrantes. Si bien el trabajo del Colegio Médico se ha enfocado en lo sanitario, como fortalecer la red asistencial, proteger a los equipos de salud y disminuir los casos, también ha trabajado en abordar y aportar en las otras aristas de esta crisis. LA ÉTICA EN TIEMPOS DE PANDEMIA Tal como suele ocurrir en estos contextos.y como quedó en evidencia con lo ocurrido en Europa o Estados Unidos, los recursos sanitarios se hacen escasos y llega un punto en que no es posible dar atención a todos quienes lo requieren. Es el conocido y -últimamente muy mencionado-, dilema de “la última cama”. Frente a estas difíciles decisiones, es necesario que los equipos de salud cuenten con alguna guía o protocolo estandarizado, para orientar a los profesionales y alivianarles la pesada carga que conllevan estas definiciones, que impactan también en la salud mental. La Mesa Social COVID-19 que encabeza el Ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, y que integra el Colegio Médico, presentó el documento “Orientaciones éticas para decisiones médicas en contexto de pandemia en Chile, que plantea principios y valores que son importantes de resguardar a la hora de tomar decisiones respecto a la atención de los pacientes en un contexto de pandemia. La elaboración de este texto estuvo a cargo de la Pontificia Universidad Católica de Chile y contó con el apoyo de especialistas en bioética, entre ellos la doctora Sofía Salas, integrante del Departamento de Ética de la Orden y profesora investigadora del Centro de Bioética de la Facultad de Medicina-Clínica Alemana, Universidad del Desarrollo. Al respecto, la Presidenta del Departamento de Ética, Dra. Gladys Bórquez, pone énfasis en que lo importante es que “nadie puede ser discriminado y que todos los pacientes deben evaluarse de una manera integral“. El Departamento también abordó otras temáticas deontológicas. De esta forma, fue consultado por la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados en el marco de la discusión del proyecto que apunta a un cambio en la normativa para permitir el tratamiento de datos sensibles en casos de epidemias o pandemias para el control sanitario. La postura presentada por la Dra. Gladys Bórquez fue que “la confidencialidad y el derecho al respeto de la intimidad, son fundamentales” y que no es necesario legislar al respecto, pues el Código Sanitario ya obliga a entregar esa información a la autoridad sanitaria, que lo puede compartir si es que otros entes, que tengan el mismo objetivo, lo necesitan con fines epidemiológicos, teniendo ciertos cuidados. A esto se suma el trabajo con el Centro Nacional en Sistemas de Información en Salud (CENS) en la revisión de la “Guía de Buenas Prácticas y Recomendaciones para el uso de Telemedicina durante la epidemia de COVID-19 en Chile”