TUDANZAS zine - Page 8

He intentado desde hace varios años trascender la percepción de género heredada desde hace milenios, no porque me interese innovar o descubrir, sinó porque es necesario. Es preciso sabernos profundos, insondables y multidiversos; quizás como la tabla periódica de los elementos, en la que claramente podemos observar que cada componente es diferente, pero que sin embargo se complementan con otros, y que en conjunto conforman la existencia química de nuestro mundo.

En específico en la danza, existe un manejo de la energía desde lo masculino y lo femenino. La danza contemporánea, ha jugado un papel determinante en la búsqueda de nuevos lenguajes, a partir de nuevas búsquedas de identidad y de quiebres sociales de género, desde Isadora Duncan, que al mostrar los pies desnudos liberó a la mujer del calzado en escena, hasta las nuevas técnicas post-modernas de movimiento, en las que hombres y mujeres neutralizan estos roles a través de movimientos, contacto y hasta vestuario que pueden utilizar al mismo tiempo cualquier tipo de género, sin que esto sea una limitación para decir o abordar un tema en concreto. Podemos decir que la danza contemporánea en sí (no toda) ha permitido también, florecer e indagar en estas nuevas visibilidades de la identidad.

Mis últimos trabajos escénicos han sido dirigidos a públicos infantiles y adolescentes; mostrando otras posibilidades identitarias sin nombrarlas, sólo las expongo. Si la obra contiene palabra, omito en lo posible, género, credo, etnia, estatus social y conceptos morales. En la etapa de formación del ser humano, todo lo que vea y le sea enseñado, marcará su vida para siempre, por ello, mientras más amplio y colorido sea el camino, sus temores y frustraciones serán menos, podrá acceder a la empatía con sus semejantes y por consecuencia será feliz, o al menos tendrá más herramientas para serlo.

Para los que ya somos adultos, si nos apartamos de lo que desde pequeños nos han dicho que somos, podremos descubrir un infinito de posibilidades en nuestro ser, en nuestras emociones, y claro, en nuestras ideas y pensamientos; y si nuestros pensamientos transforman la realidad, una nueva identidad es posible, un nuevo concepto de la humanidad y sus diversas esencias pueden florecer al aire libre, una transformación, un salto en la consciencia, la trascendencia será el siguiente paso.#

Keops Guerrero.