Tango y Cultura Popular ® N° 165 - Page 69

Es lógico que los nuevos compositores anhelen fervientemente dar a conocer sus obras. Pero eso no significa que haya que despreciar a los clásicos. Hay temas, melodías, sonidos, que están muy arraigados en el sentimiento popular y por algo mantienen su vigencia, independientemente de las deformaciones de la difusión. Cuando comenzó su carrera solista, Paul McCartney se negaba a interpretar temas de Los Beatles, pero tuvo que hacerlo porque la gente los reclamaba. Algo parecido le sucedió a Lito Nebbia con sus antiguos temas. Por eso esta discusión está muy lejos de lo puramente musical, tan lejos como de estar cerrada. Hay que aprender a escuchar al pueblo. No es fácil, es una práctica constante que no se aprende en la Universidad ni en el Conservatorio. Pero vale la pena ¿no? Ricardo Schoua