Tango y Cultura Popular ® N° 165 - Page 60

El tango y las nuevas generaciones Me permito hacer algunos comentarios en base a la nota de Gabriel Plaza, en La Nación, que reproducimos parcialmente a continuación. Son los directores jóvenes de la escena y lideran sus propias orquestas (a)típicas Agustín Guerrero tuvo su primer contacto con una orquesta en vivo a los nueve años cuando fue a ver a la Fernández Branca (actual Fernández Fierro); Nicolás Tognola escuchaba Piazzolla desde la escuela primaria y pisaba los doce años cuando agarró el bandoneón, y Hernán Cabrera cambió su destino de armar una banda de rock como los Redondos para crear en la adolescencia su primera agrupación de tango. Pocos años después, los tres músicos se transformarían en los directores más jóvenes de la escena del nuevo tango al frente de sus orquestas (a)típicas -OTAG (Orquesta Típica Agustín Guerrero), Hojarasco y Ciudad Baigón- y son las caras visibles de un fenómeno under del tango que no para de crecer en Buenos Aires. Los tres prometedores compositores, arregladores y directores se encuentran en el teatro Orlando Goñi, el espacio-hangar de Astillero y Ciudad Baigón, que funciona como incubadora de este tango off. Alrededor de una mesa improvisada con una tapa de piano hecha pedazos (la postal podría citar cualquier escena histórica del rock), los purretes tangueros -Guerrero (23), Tognola (23) y Cabrera (30)- desguazan la actualidad del género con honestidad brutal y rebelde frescura; se burlan de los mitos tangueros y son irremediablemente ácidos con sus mayores. Para empezar, tres definiciones de su mirada del nuevo tango. "Lo bueno de esta generación es que para nosotros vale todo y no tenemos que rendirle cuentas a nadie. No estamos esperando la aprobación de nadie ni del ambiente del tango. Hacemos lo que se nos canta. Pienso que mucha gente de nuestra generación siente lo mismo", define Hernán Cabrera, de la orquesta Ciudad Baigón, grupo que tomó su nombre de un tema del Indio Solari. "Nuestros viejos eran de la generación del rock y pensaban que el tango era cosa de viejos, y tenían razón. Pero ahora el tango pasó a ser parte de nuestra generación. Cada vez hay más propuestas de tango distintas, cada vez hay más grupos, es como exponencial el crecimiento. Algo va a pasar con todo esto", sostiene Agustín, el conductor de la OTAG, una "banda" de quince músicos que sorprendió con su disco debut, Resurgimiento.