Tango y Cultura Popular ® N° 165 - Page 15

hasta ahí, y no más allá. Y no pasa nada, porque una pareja se puede divertir con los movimientos básicos. Estos bailarines, en verdad, indican movimientos que ella no está "preparada para hacer". En vez de indicar movimientos que ella es "capaz de hacer". No es lo mismo, ese exactamente es el trabajo que haría un bailarín avanzado de verdad. Sin embargo, estas personas suelen pensar que al "bajar a la altura de la principiante", "desperdician" todo lo que pueden hacer. Estos bailarines, cuando bailan con principiantes, no piensan: "Aquí hay que dar el 130%". Lo que piensan es: "Aquí solo podré dar el 30%". En verdad, bien pensado quizá tienen razón: es que realmente no pueden dar mas. Cuando uno baila con una mujer inexperta, en verdad hay que tomárselo como un desafío, porque - esto es una verdad contrastada- LAS PRINCIPIANTES NO EXIGEN MENOS. EXIGEN MÁS. A propósito, y por si alguien lo ignoraba: las mujeres recuerdan quien bailó con ellas mientras aprendían. Y recuerdan quien bailó al 30% porque, naturalmente, eso ellas lo notan. Antonio Bragelli