Tango y Cultura Popular ® N° 163 - Page 7

José Gutnik José Gutnik es el único escultor porteño que ha dedicado su obra, entre Otras creaciones universales, a homenajear constantemente a su amada Ciudad de Buenos Aires, pensando en sus calles empedradas, barrios con naturaleza, propia, personajes de las décadas del ‘40 y del ‘50 y, sobre todo, una serie única en su género de 15 bandoneones, idealizados e inspirados en diferentes tangos y vivencias. Es el mayor homenaje a este instrumento que, traído a estos lares por humildes inmigrantes alemanes e italianos, se aporteñó y adueñó de su orgánico sonido de catedral, para inyectarlo en las venas de los que vivimos y sufrimos los avatares de esta inimaginable Ciudad de Buenos Aires. Vea su página web y disfrute de sus nostalgias y protagonistas que ningún otro escultor porteño o de otras tierras, podrían brindarle. www.joegutnik.com “Simplemente Pichuco” Al maestro del fueye, creador de un estilo único, inconfundible. A Aníbal Troilo. Al “dogor” entrañable que tenía el poder de hacer profundo lo que a él le era fácil. Al autor de Garúa, al de Che bandoneón y Patio mío, al de Barrio de tango, al de Sur y Responso. A ese gurú porteño que con cara de luna iluminando noches llenaba el Marabú o el Tibidabo. Al generoso Gordo. Gordo de Buenos Aires. El que a la ciudad toda le fraseó y le cantó como muy pocos. El que cuando se fue dejó en la marquesina del viejo Teatro Odeón con letras de oro: “Simplemente… Pichuco”. Luis Alposta 7