Tango y Cultura Popular ® N° 163 - Page 20

Héctor negro Ya van dos años de esta ciudad sin Héctor Negro, acaso de los letristas de tango el más esperanzado. Negro era así: un poeta de la esperanza. Guardo algunas compartidas, la palabra precisa, su entendimiento feroz en lo vincular a este misterio llamado “canción”. Como contrapartida me apena que no se lo cante, que los letristas y cantores de mi generación lo “casi” desconozcan y por los mismo no puedan beber de esa fuente que guarda más de una “joya imperecedera”, por caso: “Bien de abajo”, “Un lobo más”, “De Buenos Aires morena”, “Tiempo de tranvías”, “Viejo Tortoni”, “Para cantarle a mi gente”, entre otras, ah... y la bella “Esta Ciudad”, que ahora les comparto. Matías Mauricio ESTA CIUDAD (Tango) Letra: Héctor Negro / Música: Osvaldo Avena Ciudad, que se me va de las manos. A mí que la amasé en luz y barro. Ciudad, abeja de hollín porfiado. Neón, sobre el desvelo clavado. Jaulón, de bache, pared y asfalto. La grúa sobre la pena y una garúa de antenas desplumándome el gorrión. Me la mojaron raras olas de otra playa. Entró a orejear un caracol a transistores. Y hasta el amor, el pan y la baraja se los trampearon con mentiras de colores. Y yo tras ella manoteando entre las llagas, buscándola en las madrugadas fabriqueras, en el amor, en la amistad que no se paga, en esa bronca que nos une con cualquiera. Y así, hasta entender su locura, yo perseguí su ternura y con la luz que me dura le hice esta mueca de amor. 20