TALENTO ENE-FEB 2020 talentoENE2020 - Page 17

mente conseguimos los desenlaces esperados. CONSEGUIR es algo altamente motivador, nos pro- porciona la gasolina necesaria para que el esfuerzo que experimentamos sea justificado. El problema con el conseguir es que a veces conseguimos cosas que realmente no queremos o necesitamos. En ocasiones, llegar a esa ansiada meta nos deja una sensación de vacío o insatisfacción al no habernos tomado el tiempo necesario para conectar con nuestros propios valores. En un mundo globalizado e hiperconectado en el que el pensamiento grupal se convierte en la norma a seguir, es fácil que otros te digan el cami- no que debes de recorrer y las necesidades que has de satisfacer. Las fuerzas de la conformidad determinan los deseos que nos marcamos en mu- chas ocasiones. Como decía Epicteto, “muchos de nuestros problemas se deben a que organiza- mos nuestra vida en base a convenios, en vez de a la razón”. Nuestra sociedad nos ofrece innumerables opor- tunidades para adquirir, conseguir o comprar lo que necesita hacerse. Las vías rápidas y los atajos son el reclamo de nuestra atención y deseos, y el esfuerzo asociado a nuestro actuar, el enemigo a batir. Pero más allá de lo que tengas o con- sigas, lo único relevante es el proceso de lo que haces a cada instante de tu vida, pues- to que define el tipo de vida que disfrutas y, en última instancia, quién estarás siendo. Te deseo un feliz y exitoso “hacer” para este 2020. ces asociamos a esa posesión. Podemos tener cosas como propiedades: una casa, un coche, una televisión, etc, pero también vinculamos al tener otras cosas que no tan claramente podemos me- ter en nuestro saco de propiedades: si tienes una pareja no es algo que poseas, aunque te lo podrías plantear en esos términos y olvidar que tienes que seguir haciendo cosas con el fin de alimentar y enriquecer esa relación para poder desarrollarla. Es fácil que perdamos de vista que lo que tenemos en última instancia es fruto de lo que hacemos, bien se trate de tener un trabajo, una relación, tí- tulos académicos, conocimientos, habilidades, etc. Queriendo tener se nos olvida todo lo que necesi- tamos hacer para sostener esas cosas que damos por sentadas. Si tienes una amistad con alguien será probablemente gracias a las situaciones que has vivido con esa persona, las conversaciones que has abierto, la escucha que le has brindado o los malos o buenos momentos compartidos. Si las cosas que hacemos son efectivas, final- FOTO: PRESSFOTO 17