Revista Usuré Antropología y Transformación Social - Page 5

Por Hawi Castañeda y Ximena Segura El día 26 de Junio del 2016 nos re- unimos con cuatro miembros del grupo pro-colegio de Antropó- logos: Maritere Alvarado, Alder Senior, Luis Andrés Arce e Isabel Rojas, posteriormente también es- tablecimos contacto con Pamela Campos. El fin de nuestro encuen- tro fue comentar el trabajo que han realizado desde el 2013 para la elaboración de un proyecto de ley que permita conformar un colegio de antropólogos en Cos- ta Rica. Nos informan que esta iniciativa no es una novedad, que ya desde los años 80 y 90 se han realizado esfuerzos para generar un espacio gremial profesional de este tipo. ¿La Asociación de Antropólogos es una opción? Aproximadamente entre los años 2005-2010 existió una asociación de antropólogos a la cual no se le pudo dar continuidad por distin- tos motivos. Según Pamela Cam- pos, este tipo de organización no tiene capacidad de incidencia legal y política “a lo interno del gremio en el ejercicio profesional y ético; a nivel externo, tampoco tiene injerencia en la apertura de espacios laborales, elaboración de políticas públicas, organización que la gente no quiere hablar de de eventos de actualización aca- eso, de cómo preparamos a los démica o formativa, entre otros”. profesionales para ir a hacer mar- keting afuera, vender su servicios, Alder Senior explica que una aso- pero así es. (…) Los consultores ciación no tiene el peso legal que son los que más están solicitando tiene un colegio profesional, esta un colegio porque no hay apoyo, puede tomar un posicionamiento no hay amparo institucional, no que no es necesariamente vincu- hay ni abogados a quien consul- lante; por el contrario, el colegio tar; la competencia profesional sí tiene una autoridad jurídica. entre colegas también se torna En estas circunstancias, Marite- muy complicada porque no hay re Alvarado aclara que una aso- directrices ni referencias claras ciación no puede equipararse a sobre requisitos mínimos para el un colegio, eso pone en desven- ejercicio profesional, no hay un taja al gremio de antropólogos código de ética ni una comisión que debe competir laboralmente donde hacer una demanda”. Estas con muchos otros profesionales condiciones claramente se pres- que sí están agremiados en una tan para una competencia desleal. figura de este tipo como sucede con el trabajo social, la psicolo- Respecto al campo de la arqueo- gía y la sociología. Por otro lado, logía, Isabel Rojas comenta lo si- Luis Andrés Arce recuerda que guiente: “Los arqueólogos tienen las asociaciones dependen del a la Comisión Arqueológica Na- acuerdo y la participación activa cional y al Museo Nacional que de sus asociados, lo cual le da un son los dos entes que regulan su carácter de inestabilidad pues su quehacer, sin embargo, estas ins- continuidad depende de la volun- tituciones pueden ser arbitrarias tad de sus miembros. y no prestan ninguna atención al profesional”. Los arqueólogos in- Entonces, ¿para qué un Colegio dependientes, por ley, tienen que de Antropólogos? responder ante estas instancias pero las anteriores no les ofrecen Maritere opina: “Esto es un tema ningún respaldo. Por ejemplo, el de competencia laboral, yo siento Museo Nacional se atribuyó el 5