Revista Usuré Antropología y Transformación Social - Page 47

en la “Ley Orgánica sobre el De- recho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia”, aprobada en marzo del año 2007. Retomando lo anterior, se torna pertinente incluir los aportes de las médicas González y Ortíz (2005), quienes llevaron a cabo una inda- gación histórica, la cual contempla las transformaciones culturales más significativas que se han expe- rimentado en relación con las prác- ticas y las poses de parto; lo que evidencia la influencia patriarcal: Cuando Cristóbal Colón llegó a América […] la posición verti- cal seguía siendo la dominante […]. En el siglo XVII se produjo la muerte de María de Medecis durante el parto y como conse- cuencia la partera real francesa fue sustituida por Julien Clement, primer cirujano partero de la his- toria, quien introdujo la posición horizontal para beneficio del obs- tetra […] y desde Francia la prác- tica se extendió […]. (p.2) En la actualidad, el parto que se efectúa se denomina parto tecno- crático, según Davis-Floyd (Cita- do por Sánchez, 2015, p.104) esta modalidad desencadena el esce- nario donde se presenta la vio- lencia obstétrica. Cabe destacar que dentro del presente artículo se denomina parto hegemónico, pues se aplica la definición del concepto de hegemonía propues- to por Tasies (2015), quien alude que “una de las características principales de la hegemonía, ex- presa y materializa la apropia- ción de los mecanismos de direc- ción política de la sociedad […]” (p.8). Lo indicado previamente, refleja el poder político ejercido por la hegemonía para crear una acción que se sobrepone ante las demás. En este caso se direccio- na la sociedad ante los mandatos sociales derivados del patriarcado, tomando como fin las particulari- dades que lo justifican. violencia obstétrica que sufren quienes enfrentan el parto; dado que esta última se considera una violación a los derechos sexuales y reproductivos. Una de las entrevistadas durante el trabajo de campo, comentaba la interiorización del “sueño de ser madre” desde edades temprana: “Desde niña crecí con el sueño de ser madre al igual que todas mis compañeras, yo creo que todas las mujeres nacemos con ese instinto materno” (Entrevistada 15 años, comunicación personal, 23 de agosto de 2015). De igual manera, es imprescindi- ble mencionar la concepción pre- dominante existente sobre la ma- ternidad, ya que se percibe como un proceso forzoso y obligatorio que deben asumir y experimentar todas las mujeres, en virtud de la correlación que se forja entre la La situación expuesta preliminar- reproducción (biológica y social) mente revela la estereotipia con- con alegría. cerniente a la maternidad dentro de los procesos de socialización Por esta razón, se originan pun- primarios. Por esta razón, se afir- tos inflexivos cuando alguna no ma que el mismo Estado es una desea convertirse en madre, por- institución encargada de naturali- que quien reniega de esto des- zar las maternidades forzadas; lo obedece un mandato social. En anterior se evidencia en el sistema el caso de las mujeres que poseen de salud del país, el cual reprodu- impedimentos biológicos, se ana- ce prejuicios que responden a los liza como un castigo que deben intereses del sistema patriarcal. sufrir, el cual fue enviado por al- “El doctor me gritaba: a usted na- guna deidad religiosa. En nuestra die la mandó a abrir las piernas, cultura monoteísta refiere al dios así que aguante. Usted quería ser judeocristiano. No es casuali- madre, entonces siga pujando y dad que nuestro Estado continúe aprenda a ser mujer” (Entrevista- considerándose un Estado confe- da 40 años, comunicación perso- sional, específicamente: católico, nal, 13 de mayo de 2015). apostólico y romano. En el testimonio de la entrevistada Ante esta situación, una de las lu- se evidencia la situación de Cos- chas reivindicativas más recien- ta Rica, en donde se origina una tes que han suscitado las feminis- afectación dentro del sector de sa- tas y demás movimientos a favor lud, causada por las concepciones de los derechos de las mujeres, ha androcéntricas y misóginas. Una sido la libre elección a ser madre, de las razones medulares apunta junto con la visibilización de la a la masculinización sociohistóri- 47