Revista Usuré Antropología y Transformación Social - Page 42

REVISTA ESTUDIANTIL DE ANTROPOLOGÍA de años que todavía sale a pescar. Al mismo tiempo el equipo de fútbol Venadeño gana contra no sé quién a mediodía. Hablamos toda una mañana con Juan Bustos, quien toda su vida fue pescador. A sus 87 años ya no pesca y es difícil encontrar a una persona que se encuentre y hable tan fácilmente de la muerte, ese asunto que nos agobia a la mayo- ría. Él entiende los procesos de la vida, tiene un gran bagaje históri- co, puede ver hacia atrás, entender, aprender, situarse en el presente y predecir. Y eso fue lo rico de ha- blar con él, sus historias y traduc- ciones, Don Juan relata: «yo me iba a pescar con cuerda en mi barco de remos «El Orgullo», era de madera de Guanacaste, luego fue que lo recubrí de fibra de vidrio azul. Ya no sirve más. En aquellos tiempos valía la pena salir a pescar, uno salía muy temprano para regresar al medio día y sacaba peces grandes, es que ahora no se saca nada; al golfo hay que dejarlo descansar. Si yo pescaba un pez chiquitillo mejor lo dejaba crecer, ¿para qué me voy a traer ese?, mejor pescaba uno grande y no mataba al pequeño». Desde la década de los 60 las luchas no paran y los pescadores corren tras la sobrevivencia adoptando este tipo de prácticas pesqueras. A pesar de que la pesca artesanal es de “bajo” impacto, esta contribuye con la des- trucción del golfo y nos encontramos con las dos caras de la moneda. Ya para este año 2016 el gobierno plan- tea un nuevo proyecto al respecto y el viceministro de la presidencia, Luis Paulino Mora, afirma “la propuesta del plan de pesca de arrastre de ca- marón pretende crear la regulación necesaria para que esta técnica no destruya los ecosistemas marinos”. Aún con restricciones, es la misma pesca de arrastre un gran motivo de 42