Revista Usuré Antropología y Transformación Social - Page 33

de territorio y reivindicación de aprovecharon para moldearlos a su herencia cultural. su manera.. Un ejemplo de esto fue el “teléfono chocho”, pensado En respuesta a esta situación, deja- inicialmente como práctica intro- mos en manos de las niñas y de los ductoria entre todas, que finalizó niños, dos cámaras fotográficas siendo un reto establecido por las que compartieron durante nues- y los niños en donde lo susurrado tra estadía, con las que tomaron en el teléfono tenía que ser una videos y fotos, como juego, pero palabra en bribri, revelada al final también como herramienta para de la jugada y traducida para la compartir con los demás sus cono- enseñanza de nosotras, las mono- cimientos de plantas comestibles, lingües. Este intercambio final no árboles y de los animales de la fin- venía sin primero un debate entre ca. Y, más que nada, logramos ver todos sobre su mejor pronuncia- cómo se encontraron en constante ción, y con corroboración de las negociación sobre qué deseaban madres sobre la traducción co- destacar de su finca, cómo debería rrecta de la palabra seleccionada decirse y quien narraría. para la ronda. Compartimos, escuchamos y con- versamos, pero también jugamos. Llegamos a la finca con juegos di- señados, pero las y los niños los Ahora bien, como ya hemos men- cionado, los conocimientos que estos niños y niñas están desa- rrollando, los hacen a partir de la práctica, se están apropiando del espacio, cuidan de los árboles y de las gallinas, ayudan en la siembra y la cosecha, son semillas regre- sando a la tierra, que germinan con fuerza y dignidad, a partir de la herencia de sus antepasados. Por qué en realidad esta finca y lo que trabajamos lo trabaja- mos también familiar. Lo que se haga lo comemos, o lo trabaja- mos, lo cosechamos y lo gastamos todo siempre en familia. Esto es una fiesta, cuando, por ejemplo hay elotes. Recuerdo un día, y eso a mí me motiva y me mueve todos los sen- timientos, de la primera cosecha que habíamos hecho de elotes. Y entonces, un día, Axel nos ayuda- ba a chapear, a su manera, pero Autonomía en nuestras manos”. Foto por: Axel, Kenneth, Brandon, Alexandra. 33