Revista Usuré Antropología y Transformación Social - Page 15

El Sur es entonces un país de co- lores. Cuando he tenido la opor- tunidad de trabajar el tema de la diversidad con artesanos de Osa o gente que quiere incursionar en el campo de la pequeña em- presa, siempre pregunto ¿a qué le damos?, porque tenemos un ri- quísimo menú cultural. Podemos hablar de esferas precolombinas de piedra, arquitectura bananera, gastronomía, artesanía indígena, historias de los abuelos indígenas, borucas, bribris, teribes, historias del Pozo (el antiguo Puerto Cor- tés), y un largo etcétera. En la diversidad étnica una encrucijada política. Pero no podemos obviar el factor de conflictividad que hay en la zona. Estamos en una de las re- giones donde hay mayor nivel de pobreza, de conflictividad inte- rétnica y de luchas por tierra. Yo pienso que en el caso de los dos cantones que he tenido la opor- tunidad de conocer, la naturaleza de los problemas es diferente en cada uno. Buenos Aires, un can- tón donde hay seis territorios in- dígenas y donde, como explican los diferentes autores, el poder está fuera de los territorios indí- genas. Me decía hace varios años Robert Carmack, antropólogo estadounidense que ha trabajado profundamente esta región: no veo un solo líder político, reli- gioso o de algún tipo de Buenos Aires, que tenga en su cabeza la búsqueda de soluciones al tema indígena. Entonces, tenemos un cantón donde existe un centro de población urbana que concentra el poder, y no están siendo par- tícipes las poblaciones indígenas. Por otro lado, una vez por casua- lidad tuve la oportunidad de ha- blar con un alcalde de Buenos Ai- res y me decía: “¿Usted sabe que a mí me interesa la Ley de Auto- nomía Indígena? Porque para mí, lo mejor es que se organicen ellos y velen por ellos mismos, porque a mí no me generan nada. A mí no me generan impuestos, en- tonces yo solo tengo que realizar inversiones en esas comunidades pero yo no percibo nada de ellos.” Entonces existe esa visión de dos mundos aparte en un solo cantón. Es una situación compleja por- que además ocurre que a menudo cada una de las comunidades in- dígenas tiene sus propios intere- ses y contradicciones. Iglesia, lucha social y compromiso en Potrero Grande. Foto colección de Jimmy Ureña. 15