Revista Tarapacá Insitu 31 - Page 31

Durante décadas , el cráter Batagaika se ampliaba en unos 10 metros al año .
Desde 2016 crece casi 16 metros .
Lapteva , conservadora del museo de Verjoyansk , que expone huesos de mamuts y bisontes y también la historia de algunos de los represaliados enviados a la zona , los rápidos cambios le generan algo de ansiedad . “ Está sucediendo en todo el mundo , pero a nosotros nos afecta especialmente ”, afirma .
(*) Extracto del reportaje publicado en la revista El Semanal del diario El País de España .
“ El año pasado , en el caluroso verano aparecieron pájaros desconocidos , con colas parecidas a loros . Y un oso polar caminó por el distrito ”.
rables edificios de viviendas . Sin embargo , mitigar el daño provocado por la degradación del hielo en las infraestructuras rusas puede sumar más de 100.000 millones de dólares para 2050 , calcula Dmitri Strelevskiy , de la Universidad George Washington , en un estudio .
Nariyana Romanova volvió hace poco a Yakutsk tras pasar una temporada viviendo en Moscú y viajando por el mundo . Ahora enseña inglés . Ama profundamente su región , pero le teme al futuro . “ Tengo 27 años y me asusta que quizá mis hijos , y con toda probabilidad mis nietos , no encuentren las cosas como ahora ”, se lamenta . Es pesimista . Y no es para menos cuando estos días Yakutsk se asemeja a una película distópica . La ciudad está envuelta en una nube ocre de humo tóxico , derivada de los salvajes incendios forestales que han devorado ya más de 1,6 millones de hectáreas de los densos bosques de taiga de la región .
En Verjoyanks , a unos 75 kilómetros del cráter Batagaika , Ayal Vasilev ironiza con que debido al cambio climático pronto se podrán cultivar allí sandías e incluso plátanos . “ Los veranos son cada vez más cálidos y algunos se alegran , porque nos vamos desacostumbrando al frío y los inviernos fríos se hacen duros ; pero es peligroso ”, reconoce el joven de 20 años , que ha regresado a su aldea natal desde Yakutsk , donde estudiaba Pedagogía , para echar una mano a su madre , Larissa Popova , que trata de montar una casa rural para turistas .
Las cosas han cambiado muy rápido en toda la zona , abunda el alcalde de Verjoyansk , Dulustán Kapitonov . “ El año pasado , en el caluroso verano aparecieron pájaros desconocidos , con colas parecidas a loros . Y un oso polar caminó por el distrito ”, recuerda el regidor , de 29 años . De hecho , en los últimos 25 años , los ornitólogos han identificado en Sajá-Yakutia 48 especies no autóctonas y raras en la región , como patos reales o golondrinas . “ Los dichos populares y ‘ recetas ’ de nuestros antepasados ya no funcionan ”, advierte . A Natalia
En Yakutsk y otras partes de Sajá-Yakutia , la mayoría de los edificios se construyen sobre pilares , debido al permafrost .
Mamuts congelados : los vestigios que asoman bajo el Permafrost
Al derretirse , el permafrost también desvela vestigios de un pasado lejanísimo , el Pleistoceno . Mamuts congelados casi de una pieza , restos de bisontes , rinocerontes lanudos , leones cavernarios . Tesoros no solo para científicos de todo el mundo , que como Albert Protopopov , jefe del departamento de la Fauna Mamut de la Academia de Ciencias de Sajá-Yakutia , estudian su evolución .
En una de las salas del departamento de investigación de la Academia , gigantescos huesos de mamuts , astas de reno y restos de rinoceronte lanudo se agolpan en las estanterías metálicas . Apenas queda un milímetro libre . Es como una cueva de tesoros paleontológicos para los científicos . Con grandes congeladores de los que el biólogo Protopopov extrae con cuidado a Esparta , una cachorra de león cavernario de hace 28.000 años . Con los ojitos cerrados , está tan bien conservada que parece un peluche sobre el mostrador del laboratorio . Fue hallada por cazadores de mamuts en 2018 .
El estudio de la fauna de la edad de hielo es clave , remarca Protopopov : “ No solo porque arroja cada vez más datos sobre los propios animales extintos , también porque está directamente relacionado con el cambio climático ”.
tarapacáinsitu 31