Revista Salud en Armonía Edición 41 - Page 12

Cuando yo inicio mi trabajo, algo muy importante para mí es que haya luz natural. No soy una persona muy madrugadora, pero me gusta iniciar mi día con solecito. Para mí es algo normal o natural estar en contacto con la luz, entonces no había tomado en cuenta que para muchas personas no es lo común. Generalmente cuando atiendo alguna persona con depresiOn o ansiedad, les recomiendo salir al sol 20 a 30 minutos diariamente y dormir temprano, antes de las 11 pm. Esto es porque las hormonas, neurotransmisores y todas las sustancias del cuerpo que regulan nuestro estado de Animo son reguladas por el ritmo circadiano. Un día llegó a mi consulta un chico que presentaba diferentes síntomas, entre ellos cansancio y dolores de cabeza, además de colitis y gastritis. Aunque su piel es clara, yo le noté una palidez en su cara e intuitivamente le pregunté “¿dónde trabajas?”. El me respondió que en una maquiladora. De esa pregunta, que parecía no estar relacionada con sus síntomas físicos y emocionales, surgieron algunas preguntas más hasta que llegamos al punto: iniciaba su trabajo a las 7 am y terminaba a las 6 pm, lo que significa que para llegar a su trabajo tiene que despertarse entre 5 y 5:30a.m.y regresar a casa a entre 7 y 7:30p.m., con una hora para comer dentro de las instalaciones de la empresa. Y lo más impresionante para mí fue cuando le pregunté “¿a qué hora tomas sol?” y me dijo: “sólo cuando voy al trabajo por la mañana porque en la empresa no hay ventanas”. ¿Cuántos vivimos así? Sin que la luz del sol nos dé lo mínimo requerido para mantener salud, incluso la vitamina D se sintetiza con la luz solar (hasta un 90% la podemos obtener a través del sol), una vitamina tan necesaria y tan deficiente en nuestros días (por algo tantos alimentos procesados son fortificados con vitamina D, pero ese es otro tema). Ahora vivimos en un Jet lag Social, donde tenemos que hacer "acuerdos" con nuestro reloj interno y el reloj social: despiErtate temprano para evitar el trAFIco y que puedas cumplir, llega temprano y mantente sentado o en un mismo lugar por 6 u 8 horas, come a la hora que se te asigna, duerme al terminar tu jornada o tus labores… y asI durante la semana. Parece un cIrculo vicioso donde el respiro se da los FInes de semana o el dIa de descanso. ¿Qué se puede hacer? No se trata de volver a la edad de piedra, dejar el trabajo o renunciar a la sociedad. Aquí unas recomendaciones: -Respeta tus ritmos en la medida de lo posible, no te quedes despierto si no es urgente o realmente necesario. -Evita la luz azul cuando empieza el atardecer. Apaga tu celular, tabletas o televisión después de las 6 de la tarde o usa el filtro de luz azul. La mayoría de estos aparatos ya vienen con estas funciones. -Duerme sin luces encendidas, entre más oscura tu habitación es mejor. -Mantén tu cuerpo activo, el cuerpo humano está hecho para moverse. Entonces, ¿qué es lo que nos hace estar tan desconectados de nuestro reloj interno? Antes de que tuviéramos lámparas con luz eléctrica y que el trabajo fuera impuesto por un reloj social, estábamos más conscientes y conectados con nuestra biología, con nuestros ritmos. 10 | 11 www.revistasaludenarmonia.com