Revista Salud en Armonía Edición 41 - Page 11

LA NATURALEZA siempre busca el equilibrio. Todos los seres vivos desde el microorganismo más simple y pequeño, hasta el ser humano, tenemos un reloj interno que nos encamina hacia ese equilibrio. Mientras estoy escribiendo para compartir con ustedes mis experiencias y reflexiones, estoy fuera de mi ciudad. Eso no tendría mayor relevancia, si no es por el tema del que quiero hablar: el reloj interno. Aunque sólo son 2 horas de diferencia entre una ciudad y otra, los movimientos que hice para llegar aquí como despertar más temprano y viajar en avión, me hicieron experimentar el famoso Jet Lag. Esto no es algo nuevo. Los pueblos y civilizaciones antiguas ya nos hablaban de la importancia y la conexión con la luz del sol, la luna e incluso los planetas. La medicina tradicional china, por ejemplo, dice que cada Organo de nuestro cuerpo tiene un horario de actividad y otro de descanso, donde podemos nutrirnos, desintoxicarnos y regenerarnos. M e d io d ía 1 2:00 C O RAZO N Aquí tenemos algo interesante: cada uno de nosotros tenemos un ritmo interno dependiente de la luz solar. Desde esta premisa, podemos decir que nuestro reloj interno es una orquesta donde cada músico requiere seguir las indicaciones del director para que la pieza musical tenga armonía. La luz solar determina quE le toca hacer al cuerpo humano en determinado momento. Entonces tenemos ritmos de: -24 horas. El más conocido es el ritmo circadiano de sueño y vigilia. -Menor a 24 horas o Ultradianos. Regulan las funciones fisiológicas, emocionales y hasta espirituales. -Mayor a 24 horas o Infradianos. En éstos, se encuentras los ritmos lunares y estacionales. El Jet Lag es un desajuste temporal cuando viajamos en avión, es una salida del ritmo en el que podemos experimentar sueño, cansancio, falta de hambre y en ocasiones algunos otros síntomas como dolores de cabeza o falta de concentración. No es algo que podamos controlar. Sin embargo, como lo mencioné es algo temporal, ya que una vez que tu cuerpo se acostumbra al nuevo horario, el ritmo interno vuelve y los síntomas desaparecen. En Ayurveda, se le da una importancia vital a las rutinas diarias de acuerdo a cada dosha. Si son respetados de esta manera, se pueden evitar y tratar enfermedades, así como rejuvenecer y tener una vida longeva. Aunque estas observaciones son muy antiguas y hasta están por escrito en los libros antiguos, recientemente ha nacido una nueva ciencia: la cronobiología. Ésta nace en la década de los 70 y su estudio principal son los ritmos endógenos (internos) y su importancia en la salud. ¿Se imaginan cómo estaremos de desconectados con nuestro cuerpo y la naturaleza, para que se haya tenido que crear una ciencia? Mucho hay que agradecer por lo que están aportando a las nuevas generaciones. Sin embargo, esa reflexión me queda en el aire: la desconexión que tenemos.