Revista Perú Golf Sports Nº89 Revista Perú Golf Sports Nº 89 - Page 21

GOLF: ENTREVISTA ¿Desde cuándo está como capitán de cancha del Lima Golf Club? Es mi quinto año como capitán de cancha y, mi ciclo termina en abril de 2021. Entonces cae bien un balance… Hemos avanzado bastante y estamos encami- nados a lograr los objeƟ vos trazados durante mi capitanía, pero acá (en el club) todo está pensado a largo plazo. La remodelación de la cancha, por ejemplo… Así como otros clubes buscan realizar torneos profesionales, el Lima Golf siempre busca des- tacar en el ámbito amateur. Desde siempre hemos tratado de hacer los más grandes tor- neos amateurs como nuestro Internacional de menores y mayores, La copa Los Andes, Cam- peonato Sudamericano de Golf, etc. Debido al apoyo de la Federación Peruana de Golf y a la relación que tenemos con la Confederación Sudamericana de Golf, fuimos nominados y or- ganizamos dos “Campeonato Sudamericano de Golf” el del 2015 y 2016 y a raíz de esos cam- peonatos, empezamos a tener una relación di- recta con la R&A. Después de algunas conversaciones llegue a comentarles que entendía que para tener la gloria como insƟ tución y/o Club había dos caminos, o formábamos grandes jugadores y/o contábamos con una cancha para po- der realizar torneos de gran nivel. y mi equipo estamos a un año de entregar el cargo al siguiente capitán de esta cancha y queremos hacerlo cumpliendo la meta que nos hemos trazado: tener cien niños de 4 a 18 años en la escuela de golf. Ya estamos en cuarenta y cinco. Cuando le preguntamos a la R&A que tal estábamos para hacer torneos de gran envergadura, nos dijeron que contábamos con una bonita can- cha, de bastante potencial, pero, que, si queríamos lograr formar grandes jugadores y realizar torneos importantes, tendríamos que hacer cambios estructurales en la cancha de prácƟ ca, ya que de otra manera veía poco probable cualquiera de los dos objeƟ vos. Decirlo ahora parece fácil, pero empezar debió ser duro… Al comienzo y con todos los cambios y molesƟ as que esto implico ha hecho que no he sido el mejor consocio (sonríe), pero le hemos devuelto al club el objeto de su existencia: el golf. El traslado de la cancha de prácƟ ca ha benefi ciado a todos, pues hemos tenido una vista raptada por las redes de la anƟ gua cancha de prácƟ ca frente al comedor principal y ahora está pre- sente. También hemos trabajado con la perspecƟ va de que estos cambios no afecten los otros proyectos del club y por ende se sigue mejorando el resto de instalaciones como las del área del tenis, área social y el gimnasio que es el área donde más consocios convergen durante la semana. Un gran dilema… Luego de esa respuesta tan categórica, les pedimos su asesoría y empe- zamos por los cambios en la cancha. Elegimos trabajar con McKenzie & Ebert, uno de los diseñadores de cancha más importantes del mundo y que Ɵ enen la parƟ cularidad de entender las necesidades del club y al rea- lizar los cambios no pierden la esencia de la cancha. En el caso nuestro, así fue. Era un tema de gran inversión económica. Además, se tenía que convencer a los consocios de que esto no tenían que verlo a corto plazo. Estamos próximos en cumplir cien años (en 2024). Esto era preparar nuestras instalaciones para los próximos cien años. Y por otro lado, te- níamos el segundo objeƟ vo, que era y sigue siendo el más diİ cil. ¿Qué pasa si hacemos los cambios y cada día hay menos jugadores y estábamos haciendo un elefante blanco?. La idea era llenar la cancha de jugadores lo antes posible. Las cosas están conectadas en realidad… Sí. Optamos por hacer los cambios en la cancha primero y luego ver el tema de la escuela de menores para garanƟ zar las futuras generaciones de golfi stas y siempre desde un punto de vista amateur. Construir la vía por la cual el que tenga talento y constancia pueda pagarse la universi- dad y si luego quiere ser profesional en el golf ya es un tema personal. Hemos avanzado bastante. Estamos entrando a la úlƟ ma temporada de modifi caciones en la cancha y así acabar con los cambios propuestos. Yo LOS CAMBIOS Cuando nos reunimos con la fi rma inglesa Mc Kenzie Ebert –el Lima Golf fue fundado por ingleses– fue importante para nosotros seguir esta tra- dición. Les explicamos lo que queríamos hacer para luego venir y consta- tar que teníamos una cancha de prácƟ ca con doce siƟ os para pegar y una red al frente a 170 yardas. El requerimiento esencialmente era solucionar el problema de la can- cha de prácƟ ca y hacerla de acuerdo a los estándares internacionales, manteniendo una cancha compeƟ Ɵ va para la alta competencia así como diverƟ da para todos los socios. En la R&A nos explicaron que debíamos tener cuando menos 25 siƟ os y por lo menos 250 yardas de vuelo para poner targets y de alguna manera los golfi stas puedan per- feccionar sus Ɵ ros. Al darles el requerimiento a McKenzie Ebert y viendo las condiciones del foot print pequeño que Ɵ ene el club, el cual no Ɵ ene posibilidades de crecer porque nuestra cancha está en el corazón de San Isidro. Entonces lo que se acepto fue trasladar la cancha de prácƟ ca, para ello se movie- ron dos tees, se cambió un green y se ha hecho un nuevo hoyo completo. PERÚ GOLF SPORTS 21