Revista GuitarraMX NÚMERO 23 - 2021 - Page 41

NUM.23 AÑO 2021 | GuitarraMX | 41

La guitarra tiene el peso ideal (unos 4 kg) con un cuerpo de caoba en el mueble y una chapa de Maple AAA sobre la tapa de Maple, con las vetas visibles y una vista muy agradable y Premium.

En el brazo, que también es de caoba, no encontramos el tradicional palo de rosa por temas ambientales, sino Laurel de la India, que en mi opinión fue acertado. No tiene el tono obscuro del palo de rosa o ébano, pero sí podría pasar por un palo de rosa clarito. Lo importante aquí es la resonancia y sobre todo que la veta del diapasón no genere fricción al hacer bends, y eso hace el Laurel, se siente muy cómodo y no pelea contra tus dedos.

Así también podría tal vez criticar un poco el acabado de los trastes “Medium Jumbo” ya que ahí sí encontré un poco de la maquila china con trastes un tanto “filosos”, no para rallar queso, pero si necesita una leve lijada para que queden perfectos, cosa que salió del tradicional binding sobre los trastes como lo tienen las Gibson americanas. Luego tenemos el perfil del brazo, tipo “C” redondeado como lo determina Epiphone, que tradicionalmente no es para todos ya que la Les Paul es conocida por ser de brazo gordo o demasiado grande para muchos. Yo tengo manos grandes y encontré en el brazo de ésta Les Paul un gran amigo porque me queda muy muy cómodo y al mismo tiempo me da cierta seguridad en como navego el brazo. Aun así, creo que acomodará a muchísimos guitarristas, aunque tengan manos pequeñas.

La maquinaria viene en acabado Nickel cromado con el puente Locktone de Epiphone y el sistema clásico Locktone ABR-1 que levanta las cuerdas un poco más del puente sólo en guitarras con Hard Tail. Perillas clásicas también en Gold Top o tapa dorada y los afinadores Epiphone Deluxe que funcionan de maravilla en forma de tulipán y por último y respetando la atención a detalle de la tradicional, contamos con la entrada de cable o input Jack Switchcraft al igual que el selector que tiene un control y un toque muy bueno..

EL DISCRETO ENCANTO CUSTOM SHOP

Pero donde realmente brilla ésta guitarra hecha en China con un control de calidad bastante bueno es en la electrónica que es 100% hecho en Estados Unidos, aquí es donde entra la dupla de Epiphone y Gibson USA Custom Shop.

Comezamos por las pastillas, obviamente lo que por lo general encontrarías en cualquier Gibson hecha en Estados Unidos, sería una BurstBucker 2 en el brazo y una BurstBucker 3 en el puente, la cual viene con más ganancia o como dirían en la industria un poco más “hot” o caliente. Las pastillas suenen increíble y da el tono clásico de Gibson sin lugar a duda. Las increíbles pastillas junto con la electrónica de los potenciómetros CTS de 500k y capacitores de tono Mallory 150 hacen de ésta guitarra un sueño para los que tenemos un presupuesto muy limitado y buscamos ese tono del blues y rock de los 60’s y 70’s.

Cuatro controles en las perillas, dos para volumen de cada pastilla y dos para el tono. Dejaron esta guitarra muy tradicional sin agregarle división de pastillas con Split coil o coil tap o un boost como lo vimos en algunas Les Pauls de los años 2000’s. No, ésta bestia vas a tener que manipularla mientras suena y encontrar el punto perfecto para el tono que buscas. Eso tal vez sea algo que no te llame la atención, pero velo como tener un automóvil de caja automática vs uno estándar. El automático siempre será más cómodo pero sin duda el estándar es mucho más divertido. Como lo dice Joe Bonamassa, este tipo de controles es para que conectes la guitarra y subas el volumen de tu amplificador a 10 y todo lo controles desde la misma guitarra; volumen y tono.