puño & letra Spring 2020 - Page 21

Mi año en Puebla Mi experiencia en el colegio es un poco diferente a la de la mayoría de gente. El primer día del undécimo grado, desayuné en el centro de Puebla con mi nueva familia anfitriona. Escuché música en vivo, olí el delicioso aroma de la carne y la masa que se preparaban frente a mí en la calle. Ví edificios de colores brillantes con la enorme y hermosa catedral con dos campanas, puestas a cada lado por los ángeles, que escuché aún indescifrables y estruendosas. Recuerdo probar el mole poblano por primera vez, la mezcla de especias y dulce, de fuego y chocolate. Un estudiante no puede elegir sus clases y todos los periodos le tocan con los mismos compañeros. Aunque en mi escuela los estudiantes cambiaban de salón para cada clase, usualmente, el grupo de estudiantes se queda en un mismo lugar y los maestros son los que van y vienen. También es común usar uniforme, aunque mi escuela no lo tenía. Mi programa de intercambio incluía dos viajes de excursión. Fui a uno que se llamaba la Ruta Maya. En este viaje recorrimos el sur de México: los estados de Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo, Yucatán y Campeche. Vimos Me encantaba la idea de poder hablar un idioma muchas pirámides mayas, maravillas naturales como el completamente diferente. Al escuchar música de pop latino Cañón Sumidero, las Cascadas del Agua Azul en Chiapas en el octavo grado, tuve una epifanía: el idioma que quería y también las playas hermosas de la Riviera Maya, como aprender era el español, y no solo a nivel de conversación, Cancún y Playa del Carmen. sino con fluidez real. Podía ver que esto requeriría más que el trayecto de idiomas estándar del colegio. Abordé Aprendí mucho español en Puebla y de muchas otras cosas un campamento de entrenamiento en español de cuatro también. Aprendí a abrazar más, y a dar la bienvenida a semanas en el verano después de la escuela media. nuevas personas. Realmente me encantó su tradición de hospitalidad y dejé que se convirtiera en parte de mí misma. Ya en noveno grado, escuché del programa Rotary de Recuerdo pasar mucho tiempo con la mamá de la familia intercambio juvenil a largo plazo, un programa de con la que me quedé, quien me enseñó a cocinar con chiles becas donde pasas tu tercer año en el extranjero. El único habaneros. inconveniente es que Rotary elegiría el lugar de destino. Solicité, entrevisté y fui aceptada. Presioné al representante Ahora, las extraño a todas las personas con las que estaba de los países cerca, extraño de México la comida y la y Colombia vivacidad de para que me todo. Mi año seleccionara. Mi de intercambio corazón latía tan me cambió fuerte cuando profundamente me cubrieron como persona. con la bandera Ansío la aventura mexicana para de probar lo nuevo mostrar que me y lo diferente, iba para Puebla, especialmente los México. nuevas comidas e idiomas. Disfruto el desafío de La preparatoria en lanzarme a lo México es de tres completamente años, es decir, los desconocido. años sophomore, junior, y senior. 21