puño & letra Spring 2020 - Page 19

límite, y les digo yo me considero Después de un mes portándome una persona con poca paciencia. bien y siendo un ejemplo para los demás, una noche un compañero Con el tiempo aprendí a pensar se puso a faltarle el respeto a una más antes de actuar. Si no la pienses trabajadora. El muchacho andaba bien, todo te puede salir al revés. Mi enojado y se le estaba acercando meta era alcanzar a liberarme de los mucho a ella. No tuve otra opción programas. Ya tenía mucho tiempo de defenderla. Le dije que se encerrado. tranquilizara y se enojó entonces conmigo. Se me vino encima y me De San Antonio a Oregon golpeó la cara. Hice todo lo posible para controlarme pero no pude. Lo Me mantuve bien por un mes golpeé también y nos peleamos. sin peleas, y me dieron otra oportunidad para no subir de Nivel Intervinieron muchos trabajadores 2 al 3. Estaba siguiendo las reglas, pero no lo podían controlar pero como siempre, el estrés gana. hasta que llegó la policía. Ahí se tranquilizó un poco y nos llevaron Una noche, un niño me estaba al hospital porque estábamos muy molestando y diciendo cosas malas golpeados. No eran tan graves las de mi familia. No me gustó y sin heridas, pero por seguridad tenía pensarlo le di un golpe en la cara. que revisarnos un doctor. Lo tuvieron que llevar al hospital. Volví a subir de nivel. Al día siguiente hicieron una reunión todos los trabajadores con Esta vez acepté que fue mi error y que la directora para saber cuáles iban tenía que aceptar las consecuencias. a ser las consecuencias. Hablaron Ahora sí eran un poco diferentes de las conductas de cada quien y las reglas. Había mucha seguridad todos llegaron a un acuerdo que el y nos tocaba seguir un horario. que golpeó primero lo iban a subir Estuve una semana en este lugar, al Nivel 3. Ese era él. Yo tenía que todavía en San Antonio. Ya después estar un mes más ahí con buena me trasladaron para Oregon, por conducta para que me permitieran causas personales. bajar al Nivel 1. Gracias a Dios lo logré. Me trasladaron a otro centro Tenía cuatro años en Texas y estaba de mínima seguridad. muy nervioso porque nunca había ido a otro estado. A la vez estaba Me sentía muy feliz porque ya estaba emocionado porque iba a conocer muy cerca de cumplir mi meta de cosas, personas y lugares nuevos, y salir de todos estos programas. me gusta experimentar lo nuevo. No tengo ni idea qué nivel era, creo que 0 porque había mucha libertad. Podía convivir con las personas de afuera y salir del edificio, pero siempre con reglas. Entré a estudiar en una escuela pública y todo. Estuve ahí unas tres semanas, y al fin llegó el día. Llegué al programa y me gustó la forma en que me recibieron. Sí, había algo de tristeza porque me movieron tan lejos, pero los trabajadores hicieron todo lo posible para que estuviera feliz. Me dio la impresión que me apoyaban mucho y me aconsejaban. Ahora tengo más metas. Terminar la escuela. Trabajar y sacar una carrera. Estar solo y vivir por mi mismo. La vida siempre te dará obstáculos pero por algo pasan las cosas. Tú decides si rendirte o seguir adelante. Dos años Y cómo siempre, conocí a personas nuevas. Eso ya era algo normal para mí. Me porté bien un mes, no tuve ningún problema con nadie, seguí las reglas y me trasladaron para el último de tantos programas que me habían tocado. Ahora estoy con una familia de acogida, lo que llaman foster care. Me tratan bien y me apoyan mucho. La verdad, estar dos años encerrado, en un total de nueve centros de detención, me obligó a madurar mucho. Me hizo cambiar mi mentalidad. De ser una persona con un carácter muy fuerte, ahora soy una persona que antes de actuar, mide las consecuencias. Pienso en lo que voy a ganar, en lo que puedo perder. Ahora me da risa, y no le doy tanta importancia a los conflictos. Como dicen, más vale tarde que nunca. Duré casi dos años sin hablar con mi mamá. Todo lo que hice lo hice por evitar volver al mundo de las pandillas y la muerte en El Salvador. Pero para mi madre, desde niña lo de las pandillas había sido su mundo. Cuando yo tenía trece años habíamos decidido huir e irnos a los Estados Unidos. Un año después fue que ella quiso regresar a lo que conocía. Es mi madre, la respeto, pero no quiero seguir en los mismos pasos de ella, y por eso sigo aquí solo. 19