puño & letra Despedida 2018 - Page 16

texto: LUX SOLIS diseño: ELISE GELLMAN Reflexiones incomodas ? Que estamos haciendo para detener el abuso en nuestras escuelas? E n los últimos años, nos ha tocado como sociedad enfrentar una realidad antigua pero cada vez más pública. Las relaciones inapropiadas entre estudiantes y maestros están dondequiera que mires. Ya sea de manera romántica o escandalosa, los medios de comunicación han traficado este arquetipo tanto que se ha convertido en una parte cotidiana de nuestra cultura. Riverdale, una de las series más populares entre los adolescentes de hoy, muestra el protagonista de la clásica tira cómica Archie en un bochornoso romance prohibido con la profesora Grundy. Esta narrativa se encuentra en programas como Pretty Little Liars, Gossip Girl, Veronica Mars, Dawson’s Creek y One Tree Hill, todos entre los espectáculos más vistos por los adolescentes en las últimas décadas. Los programas de televisión, sin embargo, son solo un ejemplo. La representación inapropiada y romántica del estupro, o sea las relaciones entre adulto y joven, está en casi cada parte de la sociedad. Esta normalización y simplificación de una relación compleja y profundamente inapropiada contribuye a que nuestra cultura permita que suceda. En el último mes, han surgido historias de instancias en nuestra ciudad en las cuales las relaciones estudiante-maestro han cruzado la línea. A mí me han hecho reflexionar y cuestionar qué es lo que perpetúa estas situaciones, En el último mes, han surgido historias de instancias en nuestra ciudad en las cuales las relaciones estudiante- maestro han cruzado la línea. y creo que tiene mucho que ver con nuestras actitudes sociales sobre cómo debería ser el ambiente en el salón de clase. Tenemos suerte en Lincoln de tener tanto acceso a maestros increíbles. Para nosotros es algo tan común que se nos pasa por encima. Me imagino que la disposición y disponibilidad de nuestros profesores no es algo que se encuentra en todas las escuelas secundarias del país, ni en esta misma ciudad. Es evidente cómo los maestros aquí se esfuerzan por involucrarse en todos los aspectos de nuestra comunidad escolar. De hecho, muchos enseñan varias clases, dirigen o entrenan actividades extracurriculares, y se preocupan de lo qué está pasando con sus alumnos y colegas. Es más común que los estudiantes aquí formen una amistad con sus maestros, que lo contrario. Sin embargo, en un artículo reciente del Cardinal Times, “Abused and Afraid” un estudiante describe cómo desaparecieron las líneas entre lo que era apropiado y lo que estaba fuera de límites con una de sus maestras. En el momento, él pensó que “solo [es] la Sra. Jenkins, todo el mundo la ama”, para justificar esa transición. Por maduro que sea un alumno, el navegar dinámicas de poder en las difíciles y complejas relaciones abusivas es una hazaña casi imposible para cualquiera. Este estudiante describió a su maestra como una figura “muy querida por una porción significativa de estudiantes y maestros colegas”, y como alguien que a menudo tenía estudiantes “en su salón durante los recreos y después de la escuela hablando con ella sobre problemas personales no relacionados con la escuela”. Él afirmó que “si tienes un maestro más cool y a la moda que no se apega al estatus quo, esto rompe un poco esa barrera entre profesores y estudiantes, y comienzas a verlos más en un rol de un adulto cool ... así que cuando empiezan a hacer las cosas mal, comienzas a justificar ese comportamiento”.