puño & letra Despedida 2018 - Page 11

de discriminación contra las mujeres en el área de las ciencias antes de juzgarlas si no toman el riesgo . Además , hay una ausencia de representación femenina en el mundo de la tecnología que resulta en chicas que no se sienten motivadas a tomar clases de este tipo . Se pone más difícil cuando aquella que se anima a ser la primera tiene que trabajar dos veces más duro que cualquier muchacho para ganarse el respeto que merece . Que las mujeres sigamos siendo superadas en número es algo que cuesta ignorar y no debemos dejar de pelear .
Según la estudiante Kanoe Graham , quien ha participado en Robótica desde el octavo grado , es difícil ganar el respeto de los chicos siendo la única chica . Graham explica que es normal cuando eres la nueva en una clase de Robótica y que otros miembros del tu equipo te digan qué hacer hasta que te integres más al equipo . Cuenta que aunque hayas sido aceptada por el equipo , “ los chicos todavía esperan que [ las chicas ] vayan a crear el cuaderno o escribir codificaciones mientras [ los chicos ] se encargan de lo más divertido , cómo construir los robots .” Graham explica que una de las únicas manera de no ser ignorada es si empiezas tu propio trabajo o proyecto , y se lo tiras en la cara a los chicos .
El profesor de la Robótica aquí en Lincoln también se ha fijado en la ausencia de chicas en sus clases y en otros programas de tecnología . A McQueen le da pena porque ha observado que los equipos con integrantes femeninos obtienen mejores resultados . Explica que tener una composición de ambos géneros ayuda a traer un cierto equilibrio a la energía del equipo , y que muchas veces las chicas ofrecen diferentes perspectivas e ideas que no se les ocurren a los chicos .
El problema , dice McQueen , es que a pesar de que las chicas deben alzar la voz contra los chicos , es mucho más difícil , porque a una chica opinionada la pueden considerar “ mandona ” or “ loca ”. Pero paradójicamente “ las personas más ruidosas siempre ganan ” y si te callas , no te escuchan .
La única forma de cambiar esto es animar a nuestro género a participar en más clases de tecnología . Si desde pequeñas las niñas ven a chicas mayores participando en clubes y clases de robótica e informática , vamos a ver un cambio muy grande en el campo de la tecnología .
La clase de Robótica en Lincoln está haciendo un esfuerzo para proveer apoyo a los programas de “ Girl Scouts ” y también a otras escuelas primarias para promover que las jóvenes participen en estos programas y para que compitan en las Ligas de Robótica Lego y el First Tech Challenge .
Las mujeres realmente tienen una oportunidad de prosperar en el campo de tecnología , y sería una lástima y un desperdicio si no se unen . Con esfuerzo , cualquiera puede avanzar como lo hicimos en nuestro equipo . Al fin del día , en nuestra competencia en la Secundaria de Gresham , nuestro equipo ganó la mayor cantidad de puntos , mucho más que los equipos masculinos de Lincoln .

11

de discriminación contra las mujeres en el área de las ciencias antes de juzgarlas si no toman el riesgo. Además, hay una ausencia de representación femenina en el mundo de la tecnología que resulta en chicas que no se sienten motivadas a tomar clases de este tipo. Se pone más difícil cuando aquella que se anima a ser la primera tiene que trabajar dos veces más duro que cualquier muchacho para ganarse el respeto que merece. Que las mujeres sigamos siendo superadas en número es algo que cuesta ignorar y no debemos dejar de pelear. Según la estudiante Kanoe Graham, quien ha participado en Robótica desde el octavo grado, es difícil ganar el respeto de los chicos siendo la única chica. Graham explica que es normal cuando eres la nueva en una clase de Robótica y que otros miembros del tu equipo te digan qué hacer hasta que te integres más al equipo. Cuenta que aunque hayas sido aceptada por el equipo, “los chicos todavía esperan que [las chicas] vayan a crear el cuaderno o escribir codificaciones mientras [los chicos] se encargan de lo más divertido, cómo construir los robots.” Graham explica que una de las únicas manera de no ser ignorada es si empiezas tu propio trabajo o proyecto, y se lo tiras en la cara a los chicos. El profesor de la Robótica aquí en Lincoln también se ha fijado en la ausencia de chicas en sus clases y en otros programas de tecnología. A McQueen le da pena porque ha observado que los equipos con integrantes femeninos obtienen mejores resultados. Explica que tener una composición de ambos géneros ayuda a traer un cierto equilibrio a la energía del equipo, y que muchas veces las chicas ofrecen diferentes perspectivas e ideas que no se les ocurren a los chicos. El problema, dice McQueen, es que a pesar de que las chicas deben alzar la voz contra los chicos, es mucho más difícil, porque a una chica opinionada la pueden considerar “mandona” or “loca”. Pero paradójicamente “las personas más ruidosas siempre ganan” y si te callas, no te escuchan. La única forma de cambiar esto es animar a nuestro género a participar en más clases de tecnología. Si desde pequeñas las niñas ven a chicas mayores participando en clubes y clases de robótica e informática, vamos a ver un cambio muy grande en el campo de la tecnología. La clase de Robótica en Lincoln está haciendo un esfuerzo para proveer apoyo a los programas de “Girl Scouts” y también a otras escuelas primarias para promover que las jóvenes participen en estos programas y para que compitan en las Ligas de Ro ,;7F6VvVf'7BFV66VvR2VW&W2&VVFRFVVV'GVFBFR&7W&"VV6FRFV6|:6W,:V:7FVFW7W&F666RVV6W6gVW'7VVW&VVFRf"660VVW7G&WVfFVL:VVW7G&6WFV6V6V7VF&FPw&W6VW7G&WVv;2 6FFBFRVF2V6:2VR0WV267VƖ2FRƖ6