PARMENIA-DIC - Page 5

A KILOMETROS de mis compañeros

Con claridad recuerdo el día que nos dijeron … “ se suspenden las clases por

mandato presidencial ”; algunos festejaron , pero otros como yo , nos sentimos tristes . Recién nos rencontrábamos , luego de unas largas vacaciones y avizoraba un año lleno de actividades y emociones nuevas por estar en la promoción . Muy a pesar de todo lo que sucedía en el mundo por el COVID-19 tenía la esperanza de volver en 15 días o máximo un mes , pero nunca imaginé que no volvería más en todo el año . Mientras asimilaba mi nueva forma de vivir , entre noticias locales y mundiales sobre el virus , con medidas extremas de limpieza y desinfección , con el temor de que nuestros seres queridos se infecten con el COVID-19 , empezamos “ las clases virtuales ” ¡ con lo que había !, una plataforma virtual de Edusoft net , que casi nunca usamos , un Zoom desconocido , el meet ni que decir , el Classroom , el Drive ¡ toda una experiencia ! Días muy tensos con la señal de internet inestable y con los mensajes presidenciales al medio día , fueron siendo parte de mi rutina . Estar tantas horas frente a la computadora al principio , literalmente dolía , estresaba … pero , ahora me acostumbré . En algún momento sentí que éramos parte de un experimento educativo y que era nuestra obligación acoplarnos .
Estar en la promoción me generaba muchas emociones , tenía deseos de poder vivirlos con mis compañeros en el colegio como de costumbre , con el drill , el Wayna Raymi , el concurso de danzas por las fiestas de Cusco , las actividades de ayuda social , la fiesta de despedida y más , pero el COVID-19 nos lo arrebató . Sé que mis profesores han aprendido tanto como nosotros , replanteando sus formas y estrategias de enseñanza presenciales a virtuales ; nos plantearon trabajos que nos motivó a explorar software , para desarrollar nuestras presentaciones virtuales , animadas e interactivas . La necesidad de hacer mejor nuestras clases virtuales nos puso a prueba , dejando al descubierto habilidades y también debilidades . Para mí , este fue un doble desafío , pues mi vida anterior era el colegio , mis entrenamientos diarios de tenis de mesa , mis tareas , mis libros , el teatro , el cine , paseos por el campo y … cero tecnologías . La vida se tornó virtual : los cumpleaños , las visitas familiares , visitas por el mundo y también el deporte , nunca será lo mismo , pero … es lo que hoy se puede . Para ser sincera , extraño , compartir actividades en el colegio , con la familia , hacer mi deporte favorito , ir a mis competencias , en síntesis … ¡ ser libre ! y ahora sé , que la libertad es un privilegio .
Hace algún tiempo , mi hermano menor dijo : “ qué locura , por primera vez estoy tan cerca del salón de mi hermana , pero a kilómetros de mis compañeros ” … ¡ y tenía razón !
La cuarentena le quitó velocidad a mis días y también trajín , eso me hizo ver con otros ojos el estar en casa , valorar el trabajo de cada persona , la capacidad que han tenido nuestros padres de reinventarse y sostener la estabilidad emocional de cada uno de nosotros y sobre todo aprendí a generar actividades , que me mantienen ocupada y que disfruto . No todo fue malo . Estoy agradecida con Dios y pido con fe nos proteja a todos , para el reencuentro ansiado . Pero , sobre todo , deseo firmemente que , esta experiencia haya removido conciencias y logremos en un tiempo personas más humanas , honestas , responsables , empáticas , verdaderas y luchadoras .
Texto : Valentina Makarena Luza Rosas
5