Morelos Violeta IMM Revista MARZO ABRIL 2019 - Page 23

NO SÓLO ES TRABAJO DE MUJERES Adriana Sampeiro Villegas “Las mujeres son las primeras que tienen que Por lo tanto, más allá de hablar de la violencia trabajar el machismo; pues son más machistas como algo inherente al hombre es más bien del que los hombres”, “para las feminazis todo es desarrollo del sujeto en un medio en el que la acoso, ahora ya no se puede ligar a gusto”, estos masculinidad hegemónica prima y desvaloriza comentarios como muchos otros son lo que todo aquello que no cumple con los mandatos escuchamos y leemos a diario. En sí, es una de ser hombre, por ende, lo femenino esta al descalificación de la lucha de las mujeres por final de la pirámide jerárquica; lo femenino es sus derechos y, en el caso específico de los rechazado e indeseable. Desde ésta postura se hombres, una desrresponsabilización; señalamos lo malo del otro y uno se asume como el bueno. El ejercicio de la masculinidad implica una constante reafirmación, lo cual tiene consecuencias tanto en los y las niñas, las mujeres, los hombres y a sí mismo; Benno de Keijser a partir de la triada de la violencia de Kauffmann desarrolla lo que llama "el hombre como factor de riesgo". Si bien, muchos de los hombres rechazan la idea de considerársele como factor de riesgo pues no se asumen violentos o generadores de violencia, cuando se les señala se ofenden y en el reclamo mismo termina violentando. No hay empatía, no se logra ver la necesidad de la otra persona que pide ser respetada. Se normaliza la violencia y se justifica.   explica la violencia contra las mujeres y contra los hombres de la diversidad sexual –ellos son sancionados por romper los mandatos masculinos: la heterosexualidad y el poder-. Es necesario trabajar con los hombres, pues las mujeres llevan años trabajando para hacer que se les reconozca sus derechos, los hombres al no ver que viven con privilegios o que necesitan hacer un cambio han descuidado muchos aspectos de su vida y hoy que se les señala que tienen que ser padres responsables y cariñosos, asumir sus responsabilidades en las labores del hogar, reconocer que no tiene que ser siempre fuerte y que tiene que atenderse. En el libro “Masculinidades plurales” editado en colaboración con Lazo Blanco se habla de trabajar mancomunadamente para construir un mundo más equitativo e igualitario. También mencionan que para que ello ocurra, tenemos que entrenar la mirada y generar proceso de reflexión y sensibilización de hombres y mujeres, ejercitando en una nueva trama de relaciones sociales para lograr otra división del trabajo, otra distribución de los recursos y otra definición de jerarquías y poder entre unos y otras. Necesitamos construir nuevas tramas sociales, con masculinidades diversas y plurales. Conoce más del tema en entrehombres.net MASCULINIDADES Y RELACIONES IGUALITARIAS 22