Misión y Valores Misión y Valores Institucionales USS - Page 9

puede conservar por una inclinación espontánea a ellos que surge de esa ley natural que está grabada en lo más profundo de la conciencia de cada uno, de un modo tan inherente e irrenunciable, como lo es la propia herencia genética. En efecto, todo ser humano nace sabiendo que no es bueno matar, ni mentir, ni robar, ni odiar, ni ofender. Todos también sabemos que no se puede hacer a los demás lo que no queremos que se nos haga a nosotros. Todos de alguna manera intuyen que un fin, por más noble que sea, no justifica medios ilícitos para alcanzarlo. Sin embargo, porque somos imperfectos y porque gozamos de una libertad que nos permite equivocarnos, incurrimos en prácticas que violentan esa ley natural y, finalmente, aún cuando nada lo puede justificar, el hombre mata, miente, roba, odia y ofende, de los modos más diversos. Precisamente por esta realidad, por la existencia de esta fragilidad humana, es necesario cultivar los hábitos que alejan a las personas de estos errores, que les permiten corregir sus defectos, y de ese modo la acercan a un nivel de mayor madurez y perfección, sabiendo que es un proceso largo en el que lo importante es partir por lo más simple para llegar finalmente a lo más exigente, dado que nadie puede lo más si antes no puede lo menos. Para cultivar principios, valores y virtudes que ayuden a cada uno a ser más prudente, más justo, más leal, más generoso, más solidario, más perseverante, más responsable, más ordenado, más agradecido, más paciente, más austero y sobrio, más sencillo, más 8