MIRADAS PERU # 72 - Page 50

Es 5 pm; se acerca la hora. Hay que ir al monumento a Washington. Hicimos otra pequeña cola, entramos al ascensor. En la subida y en la bajada, nos van narrando que se construyó para homenajear a George Washington, el líder del Ejército Continental y uno de los responsables de la independencia de las colonias norteamericanas; nos describen que la estructura fue elaborada a base de mármol, granito y piedras areniscas, alcanza los 170 metros de alto, y fue considerada la más alta del mundo hasta que en 1889 fue desplazada por la Torre Eiffel; nos mencionan cuánto tardaron en edificarlo, etc. Llegamos a la cima, las ventanas son pequeñas, pero se puede divisar casi toda la ciudad: la vista es hermosa. Se puede apreciar una estructura bien organizada y ordenada. Rodeamos los 360 grados, no es muy grande; es, más bien, estrecha. Salimos muy contentos y emocionados ¡fue una experiencia inolvidable!

Al contemplarlo desde afuera mi pasatiempo de cinéfilo volvió a motivarme, me traía a la memoria episodios de la película 2012, al imaginar la caída de la gigantesca estructura. Ahora, hacia el Capitolio, solo pudimos contemplarlo por fuera. Ya era tarde, el tiempo volvió a ser nuestro enemigo, y no habíamos sacado tickets para hacer el recorrido interiormente. Para colmo la cúpula estaba en mantenimiento. Nos quedamos sentados apreciando la estructura y otra vez se cruzaban por mi cabeza pasajes de películas vistas como la de Bruce Willis, Live Free or Die Hard 2007 o duro de matar 4. Todos estos lugares vistos muchas veces en infinidad de series, películas, fotos, etc. me han permitido saber de su existencia, pero ahora sí puedo decir que los conozco.

La diferencia entre saber y conocer es enorme, enriquecedora, y puedo aseverar, con conocimiento de causa, formadora de un mejor espíritu. ¡Empieza a conocer, viaja ya!