MarathoNews 232 - Page 15

había que implicarse , es decir tener conciencia y participación . No entendían la muerte como algo temeroso o castigo divino , o como algo con lo que se tuviera que luchar .
Con la imposición de la Religión Católica , cambió esa creencia y nos sembraron la del pecado original , que Dios “ vigila y castiga al pecador ”; lo cual no existía en nuestra cultura , pues se pensaba que al morir se trascendía espiritualmente hacía un pájaro colibrí , una mariposa , una flor o una estrella ; y se iba al Mictlán , que significaba para los antiguos mexicanos “ La Región de los Muertos ”; en este lugar de la muerte , según la mitología era metafóricamente hablando un lugar sin puertas y ventanas ; el concepto de muerte ( MIQUIZTLI ), en los Aztecas , era hermoso y natural ; representaba el silencio - vacío - ; y el MICTLÁN , la región de los muertos ( MICTLANTECUHTLI – Dios de la Muerte – ), sin salida , sin luz , sin aire . No enterraban a sus muertos , los sembraban para que floreciera el maíz ; ciclo cósmico que se repetía : OLLIN – YOLIZTLI – vida y movimiento . ¡ La vida , renace ! ¿ Qué sería el día sin la noche ?
Bien comprendían la finitud del hombre “ SOBRE LA TIERRA ”; como lo interpreta y lo expresa el gran príncipe y sabio Tetzcocano , en su poesía filosófica de valor universal : “... Yo , NEZAHUALCÓYOTL , lo pregunto : ¿ Acaso de veras se vive con raíz en la tierra ? Nada es para siempre en la tierra : Sólo un poco aquí . Aunque sea de jade se quiebra , aunque sea de oro se rompe , aunque sea plumaje de quetzal se desgarra . No para siempre en la tierra : Sólo un poco aquí …”
Mictlán , que significaba para los antiguos mexicanos “ La Región de los Muertos ”.
Hoy nuestra religión popular es totalmente diferente , pues se cree que al morir se va hacia un juicio final al purgatorio ; para de ahí deliberar si se condena eternamente a esa alma al infierno o a la vida eterna en el paraíso ; según sea el caso de qué tan pecador o virtuoso se fue en la vida .
CONCLUSIÓN
Cada uno vive la muerte de un ser querido y sus pérdidas de manera única e irrepetible ; y con una intensidad y duración que depende en gran parte , de nuestra resiliencia , es decir , la capacidad de una persona para afrontar situaciones adversas , traumáticas ; y salir fortalecido de ellas , así como las redes de apoyo con que se cuente ; así mismo de nuestra intención , actitud y voluntad para trabajar el proceso de duelo . Aceptar el aquí y el ahora , soltar el pasado ; y , esperar lo mejor para mañana ; nos acomoda en la vida .
Francés Estadounidense Alemán
Japones Africano Mexicano
Nezahualcoyotl el Rey poeta . Mictlantecuhtli Dios de la muerte . ¡ Ésta es la diferencia !
Humberto Martínez Martínez Tanatólogo E-mail : humb1949 @ gmail . com
OCTUBRE 2020 MarathoNews 13