Mamá, ¿tú me quieres? Mamá, ¿tú me quieres? TEASER - Page 44

Mamá, ¿tú me quieres? 43 Esta hija, este hijo, por un lado, necesita ser aceptado y recono- cido en ese sistema. Por tanto, si se hace cargo de algún asunto pen- diente del abuelo, eso le va a servir de aval, de reconocimiento ante el resto del clan. Y, por ello, puede tomar para sí, alguna herencia envenenada. Eso no le importa, lo que sí le importa es pertenecer. Además, a los niños les interesa que el equilibrio del sistema se mantenga. Necesitan que el sistema siga vivo y en un cierto equi- librio, ya que de él depende su supervivencia. Y, a pesar de su corta edad y escasos medios, harán lo imposible para conseguirlo. Esos sentimientos que jamás pudieron ser expresados, vergüen- zas, culpas, destinos son lo que nutren la sombra del niño. Sombra que va a desvanecerse parcialmente cuando esos familiares ocupen su lugar y vuelva el orden del amor en la familia. Sintetiza el gran maestro Bert Hellinger: «Cuando de esta manera se establece un orden en la familia, el individuo puede salir de ella y seguir su camino sintiendo el res- paldo de la misma. Solo cuando reconoce el vínculo con la familia y comprende y comparte la responsabilidad, el individuo puede sentirse libre para continuar su propio y particular camino, sin te- mor a que el pasado lo atrape y sea una carga para él.» 6 1.6 RECURSOS A lgunos recursos detecta-sombras DIBUJA A TU FAMILIA Esta es una técnica que se utiliza normalmente con los niños, pero es un ejercicio muy útil también para que los adultos co- 6 HELLINGER B., Órdenes del amor. Ed. Herder. Barcelona, 2011