Mamá, ¿tú me quieres? Mamá, ¿tú me quieres? TEASER - Page 33

32 Noemí García de Marina es una muy buena oportunidad para mí, sé que podré explicarle mis razones a mi madre y, aunque ella no esté de acuerdo con que me vaya, me respetará y no me privará de su amor». Si, por el contrario, no entiendes que tu hijo debe crecer, cam- biar, evolucionar y desvincularse, tu hijo pensará lo siguiente: «Si no hago lo que mi madre desea, no me hablará, estará enfadada conmigo, dolida, decepcionada, etc. Por lo tanto, será mejor que haga lo que ella crea, y así mi amor quedará bajo cubierto». Un crecimiento sano y maduro implica haber recibido amor sin condiciones. 1.3 SISTEMA FAMILIAR Y PROYECCIONES C omo he avanzado, tus vivencias, incluso las más lejanas, aquellas que pertenecen a tu infancia, si no pudieron ser sana- das, siguen burbujeando dentro de ti y acaban repercutiendo en tus hijos. ¿Cómo se produce esto? Por el mecanismo de proyección, que funciona de la siguien- te manera: según las representaciones que lances sobre ellos, acabarán actuando de ciertas maneras. Y esta proyección se produce porque formas parte de un sistema, en este caso del sistema familiar. La familia es un sistema y se comporta como tal. Pongamos por ejemplo una coliflor, que es como un fractal: en ella se re- piten las mismas formas una y otra vez. De la misma manera, las familias tienen un comportamiento parecido. La familia está formada por elementos que interactúan o dejan de hacerlo en determinadas circunstancias entre ellos; y, a la vez, este conjunto interactúa con el entorno como tal.