MAGAZINE DENTAL 61 Edición 61 - Jun-Jul-Ago 2022 - Especial Expodent - Page 9

curiosidades
CASOS REGISTRADOS EN EL SIGLO XIX Y XX
TORIA DE LA MEDICINA estos mismos casos .
Aunque se registraron cinco o seis casos en el siglo XIX , no se documentaron luego situaciones de dientes que explotaran sino a partir de la década de 1920 .
Según HUGH DEVLIN , profesor de ODONTOLOGÍA RESTAURATIVA de la ESCUELA DE ODONTOLOGÍA de la UNI- VERSIDAD DE MANCHESTER ( REINO UNIDO ), aunque es bastante habitual que los dientes dañados se separen , nunca escuchó que explotaran .
DEVLIN recuerda que en la década de 1960 unos exploradores de la ANTÁRTIDA relataron que sus dientes se rompieron espontáneamente , aunque podría haber sido causa del frío extremo .
Sin embargo , DEVLIN cree que el verdadero motivo fueron las caries , como consecuencia de la dieta alta en azúcar de los exploradores .
Volviendo a ATKINSON y su artículo de 1860 , en ese texto se ofrecen dos explicaciones alternativas .
La primera es que una sustancia que ATKINSON llamó “ CALÓRICA LIBRE ” se acumuló en los dientes y causando gran aumento de la presión en la pulpa dental . Pero esta hipótesis se basa en una teoría científica obsoleta e improbable . Se pensó por algún tiempo que el calor consistía en un fluido llamado “ CALÓRICO ” que se auto repelía , lo cual habría originado un aumento de la presión considerable , pero se sabe hace desde hace rato que tal fluido no existe .
La segunda idea de ATKINSON parece más razonable , al sugerir que la caries del diente podría ser consecuencia de una acumulación de gas que , al final , hacía que el diente se quebrara .
Sin embargo , DEVLIN rechaza esta postura , porque
es muy poco probable que el gas acumulado en un diente sea suficiente para hacer que explote y asegura que los dientes son muy fuertes .
Hay que tener en cuenta que los dentistas del siglo XIX no sabían lo que eran las caries y creían que formaban parte del
propio diente . Recién en el siglo pasado se comprendió que las caries son causa de la dieta y de las bacterias que se acumulan en la superficie de los dientes .
Tal vez , entonces , la respuesta podría estar vinculada a los elementos químicos que
se utilizaban para fabricar los empastes .
Previo a la aparición de la AMALGAMA DE MERCURIO en la década de 1830 , se utilizaba una amplia variedad de metales para rellenar las cavidades dentales , entre los que se incluían PLOMO , ESTAÑO , PLATA y
diversas aleaciones .
Al respecto , ANDREA SELLA , catedrático de QUÍ- MICA INORGÁNICA en el UNIVERSITY COLLEGE de LON- DRES , explica que si se utilizan dos metales diferentes , se crea una celda electroquímica y , efectivamente , toda la cavidad bucal se convierte en una batería de bajo voltaje .
Entonces , debido a la mezcla de metales dispuesta en la boca , se podría producir una ELECTRÓLISIS ( separación de los compuestos ) espontánea , según SELLA .
Agrega el profesor que en el caso de un empaste muy mal hecho parte de la cavidad puede permanecer en el diente , y existe la posibilidad de acumulación de HIDRÓGENO dentro del diente . Entonces , un diente debilitado podría estallar bajo esa presión y el hidrógeno podría incluso explotar si hay ignición ; por ejemplo , si el paciente fumaba en ese momento o si un empaste de hierro causa una chispa en la boca . Aunque SELLA admite , que es un escenario un tanto exagerado y en broma agrega que no se imagina un chorro de llamas saliendo por la boca de un caballero victoriano .
Además , en los casos documentados , no existen pruebas de que ninguno de estos pacientes tuviera empastes .
En resumen , o bien un proceso desconocido causó las explosiones o los pacientes exageraron los síntomas . De todas formas , el “ misterio de los dientes que explotan ” sigue sin resolverse .
Fuente : www . bbc . com
PÁGINA 9