Inland Empire 8-26-2020 - Page 5

libradas del contagio. Y representan una mayoría abrumadora y gente de todas las edades. EC ha contactado a unos cuantos de los supervivientes para contar que hay esperanza después del virus y cómo superaron esta enfermedad. Esperanza Zepeda tiene 87 años de edad y pensó que el virus acabaría con su vida. Sus problemas de diabetes y presión alta complicaron mucho las cosas cuando se contagió, pero por suerte ha vivido para contarlo. Doña Esperanza que vive en la ciudad de Los Angeles, nos cuenta que el domingo 28 de junio comenzó a sentir síntomas de gripe que más tarde resultaron ser la confirmación ESPERANZA ZEPEDA del coronavirus. “Como yo había salido positiva un día antes y como yo soy la que la cuido, pensamos que yo se lo había pegado, pero no estamos seguros”, comenta su hija Lucía en una conversación telefónica. “Para el martes que nos dijeron que tenía el virus fue cuando empezó la pesadilla”, señaló. Al tercer día del diagnóstico tuvieron que llamar a los paramédicos porque se le bajó mucho la presión. La hospitalizaron y estuvo internada durante 7 días. “Me dio mucho miedo cuando tuve los primeros síntomas y cuando me llevaron al