IDE DOSSIER ONLINE Tercer Trimestre 2018 - Page 14

ANFABRA, Asociación de Bebidas Refrescantes, los retos del envase

Uno de los principales retos al que se enfrenta el sector de las bebidas refrescantes es compatibilizar la minimización del impacto ambiental de sus envases con el cumplimiento de los exigentes requisitos de calidad, seguridad e higiene alimentaria a los que están sometidos sus productos.

Las empresas están trabajando para reducir el impacto derivado de los consumos asociados a la producción y el transporte de envases y de la generación de residuos tras el consumo de bebidas por el consumidor final. Pero los envases también presentan beneficios ambientales, como la reducción de la generación de desperdicios alimentarios en las fases de venta y consumo, ya que garantizan el óptimo estado del producto durante más tiempo.

¿QUÉ FUNCIONES TIENEN NUESTROS ENVASES?

Los envases de las bebidas refrescantes desempeñan importantes funciones:

Contienen el producto.

Ofrecen resistencia mecánica frente a deformaciones, roturas y perforaciones.

Conservan las propiedades originales del producto protegiéndolo de factores ambientales externos.

Son utilizados por los productores como medio de información hacia los consumidores sobre los ingredientes, la fecha de caducidad, la reciclabilidad, las promociones, etc.

POR QUÉ ES IMPORTANTE EL DISEÑO SOSTENIBLE DE ENVASES?

Los principales impactos ambientales relacionados con los envases son: los consumos (de agua, energía y materiales) que se producen en la fabricación y transporte de los mismos, y la generación de residuos tras el consumo de las bebidas refrescantes. Ya que los envases son necesarios para la distribución y consumo de bebidas refrescantes, su diseño ha de tener en cuenta estos impactos e incluir criterios y medidas que los minimicen, para garantizar su sostenibilidad.

El diseño sostenible o ecodiseño de los envases debe guiarse por la regla de las 3 erres:

Reducir: La reducción del peso de los materiales utilizados en los envases supone la reducción de los impactos asociados a su producción y transporte.

Reutilizar: La utilización de envases reutilizables (que tras su uso, y después de someterse a exhaustivos procesos de lavado, pueden ser utilizados de nuevo como envases) reduce también la demanda de nuevos materiales y los consumos asociados a su manufacturación.

Reciclar: El uso de materiales reciclables (que tras su consumo pueden ser reciclados para la fabricación de otros productos) y reciclados (que proceden del tratamiento de otros productos y utilizados) reduce la demanda de nuevos materiales para la fabricación de envases.