IDE DOSSIER ONLINE Primer Trimestre 2016 - Page 8

Más allá de la planta de fabricación

Comentario de Gonzalo Alía, Product Marketing Manager en Omron Iberia

Cada día aumentan los motivos por los que los

fabricantes deberían integrar sus sistemas individuales

de control de líneas y equipos en software de gestión

empresarial de alto nivel. La "magia" tecnológica para

convertirla en realidad es ya un hecho y se caracteriza

por una rapidez, sencillez e "inteligencia" sin precedentes.

Como bien podría afirmar cualquier jefe de equipo, la tendencia de los fabricantes de supervisar la eficiencia operativa para optimizar los beneficios está cobrando más fuerza que nunca. Cada vez son más las empresas que desean medir la Eficiencia

general de los equipos (OEE) para identificar cuellos de botella y puntos débiles en el proceso de producción. Pero estos cálculos solo se pueden determinar reuniendo suficientes datos de toda la explotación y almacenándolos de manera fiable.

Aumento de la presión normativa y del cliente

Al mismo tiempo, algunos sectores, como el de

productos farmacéuticos, alimentación y

automoción, experimentan una creciente presión normativa y de los clientes orientada a que registren los datos de proceso esenciales con un nivel de detalle cada vez más minucioso y ofreciendo una trazabilidad completa. Esto no solo significa el ocaso de la era del registro manual de datos, sino también el abandono de algunas modalidades más lentas de registro electrónico de la información en favor de tecnologías de recopilación y procesamiento en tiempo real mucho más rápidas

Sin ir más lejos, la directiva CFR21 sección 11 de la Food & Drug Administration (FDA) estadounidense para el sector farmacéutico está plenamente consolidada, especificando la recopilación y almacenamiento de datos de producción de forma autónoma y siempre segura.

Incluso en aplicaciones secundarias, los sistemas de recopilación de datos son susceptibles de omisiones y errores. Al mismo tiempo, la recuperación de datos desde los modos de almacenamiento tradicionales

suele ser, en el mejor de los casos, poco fiable.

Veamos por ejemplo las tecnologías de

reconocimiento o verificación de caracteres (OCR u OCV, respectivamente) en una aplicación farmacéutica. Un sistema de visión moderno como el FH de Omron es capaz de procesar un producto cada 30 ms aproximadamente. Pero esta capacidad

va acompañada de la expectativa de que el sistema comparará los datos inspeccionados con datos de referencia almacenados externamente, iniciará sesión de forma segura y permitirá el acceso instantáneo, en caso necesario. Esto plantea problemas para los métodos de recopilación tradicionales basados en PLC, en los que los datos se almacenan en áreas temporales, como memoria interna o tarjeta de memoria extraíble. Por lo general, estos datos se "vuelcan" o se extraen periódicamente en una ubicación de

almacenamiento externo como un servidor o una base de datos en red, a menudo empleando a modo de intermediario un