Group of Women Parliamentarians SPA (website) - Page 44

PASAJE DE LA IGUALDAD FORMAL A LA IGUALDAD REAL

cartas a las Naciones Unidas y a los presidentes de cuerpos legislativos para denunciar la violencia contra las mujeres.

Por último, reiteraron que el Grupo debería garantizar una mayor presencia de hombres en foros sobre igualdad de género como los que se organizan a través de ParlAmericas.

Empleo y empoderamiento económico de las mujeres

En esta área, los intercambios versaron sobre algunos de los problemas que se enumeran a continuación: discriminación en la contratación y el empleo por motivos de género, situación parental y apariencia; acceso limitado de las mujeres a capital inicial, a la tierra, a recursos humanos y económicos y a bienes de capital como maquinaria; falta de capacitación en negocios y mentoría como fuente de inspiración y, por último, la carga del papel que se espera de las mujeres como cuidadoras primarias de los familiares a cargo (hijos, personas mayores, personas con discapacidad o problemas de salud) que – como sucede con la maternidad adolescente – puede traducirse en abandono de la escolaridad, una vida de pobreza y la relegación de las aspiraciones personales como secundarias a las de otros.

Los delegados y las delegadas sugirieron que, cada uno en su carácter individual, debería orientar sus esfuerzos al cabildeo dentro de sus propias legislaturas para modernizar o amplificar las tácticas para el empoderamiento económico de las mujeres. Estaban determinados a buscar un financiamiento más adecuado

práctica políticas ya existentes, como la asignación por hijo y los beneficios jubilatorios para las amas de casa. Tenían interés en llevar adelante programas innovadores orientados a las mujeres en cooperativas y en pequeñas o medianas empresas mediante el

acceso directo al crédito y al microcrédito. En cuanto a la capacitación, priorizaron la administración y gestión de empresas como una habilidad clave para la independencia económica. Además, la capacitación debería llegar a los hogares de las mujeres, de modo que no necesiten viajar grandes distancias para acceder a ella.

Las ideas más populares, muchas de las cuales ya se han puesto en práctica en determinados países, incluyeron bancos exclusivos para mujeres con tasas de interés especiales, incentivos financieros para mujeres emprendedoras y empresas que contraten mujeres, la asunción por parte del Estado de la responsabilidad conjunta por los bebés, la ampliación de los beneficios sociales para las trabajadoras de dedicación parcial, instrumentos para denunciar a las empresas que hacen diferencia en la paga que reciben hombres y mujeres; la incorporación de la labor no remunerada en los presupuestos nacionales y la identificación de los peores salarios y condiciones de trabajo para las mujeres. El Grupo también le asignó importancia a que se reconozca el acceso a las guarderías como un elemento relacionado directamente con el empoderamiento económico. Por último, se sugirió la creación de un fondo regional (la fuente de fondos quedó pendiente de determinación) al que las legislaturas miembro puedan acceder para sus programas de capacitación para mujeres.

En cuanto a las acciones al nivel del Grupo, las sugerencias realizadas incluyeron una revisión de todas las leyes y políticas pertinentes para crear una base de datos de conocimientos con las mejores prácticas en materia de regulación bancaria, reducción de los procesos burocráticos, préstamos flexibles para las mujeres, modelos de involucramiento de los sectores público/privado efectivos y capacitación en administración financiera, derecho