Group of Women Parliamentarians SPA (website) - Page 27

INFORME DEL ENCUENTRO ANUAL DEL GRUPO DE MUJERES PARLAMENTARIAS

25

Otra pregunta, formulada por uno de los delegados presentes, generó un animado debate. Se interrogó por qué, desde su punto de vista, las mujeres no brindan su apoyo a sus congéneres y por qué parecen odiarse entre sí. Sugirió que si las mujeres se unieran, ya por su solo número podrían cambiar su realidad.

El debate siguiente se centró en las falacias populares derivadas de las formas simbólicas o invisibles de violencia masculina profundamente arraigadas en nuestra cultura. La emancipación mental de la dominación masculina debe alimentarse en los hogares, de forma tal que en sus realidades cotidianas los niños estén expuestos al liderazgo femenino y aprendan a respetarlo. Asimismo, se señaló que las mujeres sí respaldan a otras mujeres y que siempre habrá hombre que también las respalden. Además, no son solamente las mujeres las que son competitivas y tienen la capacidad de tirarse abajo mutualmente; los hombres lo hacen con demasiada frecuencia.

Sin embargo, el poder se construye como masculino, por lo tanto parece natural para las mujeres y los hombres por igual que los que gobiernen sean hombres. Como consecuencia de ello, las mujeres suelen no creer en sí mismas tanto como los hombres. Esto se ve avalado por patrones de creencias sociales que indican que el poder de los hombres es mejor y más legítimo. ¿Cómo podemos superar esta situación? Haciendo que el poder de las mujeres sea natural.

Avances regionales en la participación política de la mujer

Las mujeres en las Américas siguen liderando el mundo en ampliar su presencia en el parlamento, con un promedio de participación que llegó al 25,2% (+1,1 puntos) en 2013.

Su participación superó el 30% en las cámaras bajas de tres Estados (Ecuador, Granada y Argentina) y se quedó a unas décimas de la mitad en el parlamento unicameral de Cuba.”

IPU 2013