Group of Women Parliamentarians SPA (website) - Page 24

PASAJE DE LA IGUALDAD FORMAL A LA IGUALDAD REAL

La Senadora Moreira explicó que el marco del aborto evolucionó a lo largo del camino. Originariamente se presentó como una cuestión sanitaria, dado que cuando el aborto es ilegal, con frecuencia el procedimiento se realiza en condiciones inseguras que pueden producir la muerte de la mujer. Con posterioridad, fue organizada como el derecho de controlar nuestros cuerpos y, finalmente, en términos de libertad – si una mujer es obligada a seguir con un embarazo no deseado, esta es una forma de violencia contra su autonomía corporal. Estas fervientes defensas fueron necesarias a pesar de que el aborto ya estaba legalizado en Uruguay bajo una serie de condiciones.

No se puede subestimar el papel de los movimientos femeninos en ese país cuando de defender la ley se trata. Si bien fueron sumamente duros en sus críticas cuando hubo que dejar de lado determinadas disposiciones para obtener los votos necesarios para la ley (como el derecho al aborto, que solamente se despenalizaba), fueron también los defensores más acérrimos cuando se planteó una iniciativa para su revocación. La Senadora comentó que este es el desafío de la política “En todos los avances por derechos de las mujeres hay que encontrar una solución de transacción entre el maximalista de los movimientos sociales y la necesidad de negociación que tienen los partidos políticos”.

La Ley sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo tiene tres componentes importantes: 1) el aborto optativo hasta las 12 semanas es una decisión exclusiva de la mujer; 2) el sistema sanitario debe practicar el aborto como un servicio médico; y 3) los servicios para practicar el aborto deben suministrarse gratuitamente a todas las mujeres del país.

Cuando se le pidieron ejemplos de los resultados positivos

desde la sanción de la ley, la Senadora resaltó lo siguiente: en primer lugar, no se ha registrado ninguna muerte materna por aborto – dato estadístico que mereció el aplauso de la audiencia – y, en segundo término, ha bajado la tasa de embarazo adolescente a pesar de que las jóvenes inician su actividad sexual a edad cada vez más temprana.

La Senadora enfatizó que la ley es buena, pero que su implementación es deficiente.

De la ley al derecho hay un gran trecho

Por ejemplo, muchos médicos objetan el procedimiento desde el punto de vista moral, por lo que en algunos lugares las mujeres están obligadas a viajar a otra provincia para poder acceder a esta práctica. Además, siguen recurriendo a servicios clandestinos a causa de la estigmatización asociada con el aborto. Al transformar un delito en un derecho, existe un persistente sentimiento de culpa entre gran parte de la población que es necesario deconstruir.

Al reflexionar sobre su carrera como mujer dedicada a la política y que defiende tales derechos, la Senadora Moreira abrevó en su experiencia como candidata a la presidencia contra Tabaré Vázquez. “Perdí, él ganó” dijo, “pero puedo decirles que escribiría un libro o varios sobre las dificultades del liderazgo femenino en la cancha grande … cuando competimos por los primeros cargos. Y lo voy a decir también muy abiertamente yo soy Senadora de la República porque un hombre me puso en una lista … Fui candidata a la Presidencia de la República porque muchas mujeres empujaron por

"

"