Fundació 19 Diciembre de 2021 - Enero de 2022 - Page 86

LA VIÑETA

“ ACOMPAÑAR Y COMPRENDER ”

JOSEP GIRALT ILUSTRACIÓN : © LUIXO80

Empecé a ser una amenaza a 12 años . Supongo que desconcerté a mi familia , la escuela y mis amigos . A partir de mis primeros brotes , la gente empezó a sentirse incómoda y yo cada vez más frágil . La verdad no suele ser amiga . Mi madre tardó dos años en llevarme a un especialista . Aquel primer día quedó claro que necesitaba tratamiento , y que detrás de esa imagen marginal había todo un tejido emocional dañado que necesitaba ser reparado . Un padre alcohólico y los rumores en la escuela sobre mi homosexualidad me provocaron un estrés que cambió radicalmente mi personalidad . Me pasaba el día irritado , violento y triste , un abanico de emociones muy difíciles de gestionar . Mi nombre es David y estoy haciendo terapia hace más de diez años . Me diagnosticaron una depresión y me cambiaron de colegio . La adaptación fue muy lenta , especialmente porque tenía muy interiorizado el dolor . Mis padres se separaron y al poco tiempo encontraron a mi padre colgado de una cuerda . Me ha costado mucho superar el sentimiento de culpabilidad que arrastro desde su muerte . El pesimismo se considera vagamente subversivo . En ese momento fue como si volviera a la casilla de salida . Mi terapeuta siempre me dice que nunca olvide que yo era como una pieza de arcilla a punto de moldear . Y que , de repente , al recibir un golpe tan fuerte , aquella obra se convirtió en tierra deshecha . “ Has tenido que volver a trabajar la arcilla , poner agua , reparar las grietas y darle una nueva forma . Créeme , lo estás consiguiendo ”.