Filosofía - Mito de la caverna

PLATÓN Platón escogió como género literario para expresar su pensamiento el diálogo, que tiene una relación profunda con su doctrina de la dialéctica como método filosófico. El pensamiento de Platón muestra una evolución que parte de la doctrina de Sócrates, llega hasta el descubrimiento de las ideas y culmina en la discusión de las dificultades y problemas que las ideas plantean. ÓNTÓLÓGÍA Y METAFÍ SÍCA Platón busca el ser de las cosas. Pero esta búsqueda tropieza con varias dificultades. En primer lugar Platón encuentra que las cosas, propiamente, no son; si yo considero, por ejemplo, esta hoja de papel blanco, resulta que en rigor no es blanca; es decir, no es del todo blanca, sino que tiene algo de gris o de amarilla; solo es casi blanca; otro tanto ocurre con su presunta rectangularidad: ni sus lados son total y absolutamente rectos, ni son rectos sus ángulos. Todavía hay más: esta hoja de papel no ha existido siempre, sino solo desde hace cierto tiempo; dentro de algunos años no existirá tampoco. Por tanto, es blanca y no blanca, es rectangular y no rectangular, es y no es; o, lo que es lo mismo, no es plena y verdaderamente. Pero si ahora, en segundo lugar, nos detenemos en el otro aspecto de la cuestión, hallamos que la hoja de papel es casi blanca. ¿Qué quiere decir esto? Al decir de algo que es casi blanco, le negamos la absoluta blancura por comparación con lo que es blanco sin restricción; es decir, para ver que una cosa no es verdaderamente blanca, necesitamos saber ya lo que es blanco; pero como ninguna cosa visible es absolutamente blanca, esto me remite a alguna realidad distinta de toda cosa concreta, que será la total blancura. Dicho en otros términos, el ser casi blanco de muchas cosas requiere la existencia de lo verdaderamente blanco, que no es cosa alguna, sino que está fuera de las cosas. A este ser verdadero, distinto de las cosas, es a lo que Platón llama idea. Idea es lo que veo cuando veo algo. Cuando yo veo un hombre, lo veo propiamente porque tengo ya la idea del hombre, porque lo veo como participante de ella. La idea es el supuesto del conocimiento y de la visión de las cosas como tales. Las ideas son unos entes metafísicos que encierran el verdadero ser de las cosas, son unas, inmutables y eternas. Distingue dos mundos, el de las ideas, que es lo verdaderamente real, y el sensible, que está compuesto por las cosas que nos muestran los sentidos, que son copias de las ideas. Las ideas son, por tanto, el principio de la realidad, sin ellas las cosas no tendrían realidad. Son los modelos a partir de los cuales se construye el mundo sensible. De aquí se deduce que la existencia de las cosas sensibles se debe a que imitan las ideas. Estos dos mundos están compuestos por entidades con características contrapuestas: mientras que las ideas son únicas, eternas, inmutables e inmateriales, las cosas sensibles son, por el contrario, múltiples, perecederas, cambiantes y materiales. A partir de sus características se puede explicar la dependencia de las cosas con respecto a las ideas: a la multiplicidad y al cambio de las cosas del mundo sensible subyace una unidad y una permanencia que permiten que las cosas sean lo que son y que las conozcamos, esto es , la infinita variedad de personas que existen en la realidad sensible son personas y las conocemos como tales porque son copias, imitaciones, de la idea de persona, de ser humano, que es única y no cambia. La idea otorga a las cosas su ser, su esencia, y la posibilidad de que las conozcamos.