El semanal de las Cámaras 13 de mayo 2022 - Page 10

Cambios en los modelos de negocio, el mundo de antes no volverá

“La empresa del 2019 no volverá. El Covid-19 ha impulsado nuevos hábitos de consumo que se trasladan a los modelos de negocio, transformando completamente nuestro mundo”. Este es el mensaje que el profesor Pablo Foncillas transmitió a los directores generales durante su ponencia “66 días para resetear el mundo”.

El profesor advirtió de que las empresas deberán evolucionar a velocidad de vértigo para adaptarse a los cambios que ya están aquí.

“El final de la propiedad tal y como lo conocemos”.

La relevancia de “lo bueno” frente a “lo barato”, como demuestra un análisis de las palabras clave en búsquedas de Google.

El poder de la recomendación en las decisiones de compra.

La “re-intermediación” y la omnicanalidad, todos los canales. Los consumidores buscan cada vez más probar nuevas cosas, es un consumo promiscuo. Según Foncillas, “ante la promiscuidad, la profilaxis comercial del Siglo XXI se llama omnicanalidad”.

“Servificación” o transformar la venta del producto en servicio porque “todo producto sometido a presión digital es susceptible de transformarse en servicio”.

Suscripción. Como consecuencia de la “servificación”, todo puede ser una suscripción: deporte, decoración, entretenimiento. La imagen que mejor retrata esta tendencia es el hecho que el 82% de los hogares de estados Unidos tienen “Amazon Prime”, y que las empresas con “modelos de suscripción han permitido resistir mejor durante la pandemia”.

Nuestro “hogar” será el nuevo centro del mundo tras la transformación que implica el establecimiento del teletrabajo.

El peso de los criterios ESG (siglas en inglés de environmental, social and governance). Porque según Foncillas, “el capitalismo ya ha abrazado el medioambiente”, con cambios muy profundos y todo apunta a que “en tres años, el ESG, será una commodity.

Foncillas señaló que vender en Internet no significa “haber hecho la transformación digital” y destacó la importancia de la transformación cultural: “tenemos que ayudar a las empresas para que empiecen por tener clara la visión de la compañía y trabajen con la formación de las personas. Los sistemas son importantes, pero no son lo más importante”. Para el profesor “debemos enfocarnos más las personas que en lo digital”, ya que la pieza esencial que debe ayudar siempre a las compañías a reinventarse son las personas que las integran.