El magazín de Teror Portada RD Número 1-fusionado - Page 17

Blog de viajes (Erasmus+) La experiencia fue bastante agradable, siempre pensé que no iba a lograr adaptarme en otro lugar con otra cultura y otro idioma pero en este caso fue todo lo contrario, ya que fue una experiencia de lo más enriquecedora. Desde el principio de la etapa hasta el final, sentí como que cada vez me estaba superando aún más y más. En el ámbito de las prácticas todo fue genial. Para ser sinceros, los dos primeros días me encontraba desubicado, como si ese no fuera mi lugar, no entendía para nada el idioma. Lo que me llevó a la conclusión de tener que tranquilizarme y saber que tan sólo llevaba un día en el poliambulatorio y que desde ese primer día no iba a captar todo a la primera. La experiencia de por sí, en un sitio nuevo, donde el método de trabajo al que estaba acostumbrado era totalmente diferente al del lugar de origen, es totalmente fabulosa y frustrante. Fabulosa, por que se aprenden muchas cosas nuevas: como por ejemplo, aprendí muchas cosas sobre consultas externa y esterilización o sobre cómo sacar sangre, a sacar informes del ordenador para el pacientes. Sin embargo, por otra parte, puede llegar a ser frustrante porque se puede llegar a no comprender la dinámica de Mi experiencia ERASMUS+ en Pistoia (Italia) trabajo los primeros días; por ejemplo, no sabía si lo estaba haciendo bien del todo, si quizás era así como se haría en el lugar de origen o, probablemente, si les gustaría la manera en que trabajaba. En mi tiempo libre, la primera semana nos dedicamos a conocer sitios cercanos, a experimentar cada noche en la ciudad en la que nos alojábamos, a probar productos típicos de allí, incluso, llegamos a visitar otras ciudades como Florencia. Allí nos alojamos un fin de semana en un hostal y conocimos gran parte de la ciudad como sus emblemáticos puentes conocidos por su fama. También conocimos cómo eran las noches de fiesta tanto en Florencia como en Pistoia (creo que no he dicho que era nuestro pequeño pueblo donde nos alojábamos). Quizás lo único a lo que no me llegué a acostumbrar jamás fue a que se hiciera de noche sobre las 17:00 o que los comercios cerraran sobre las 19:30. Debo decir también que llevé bastante bien el frio y el mal tiempo, y no fueron una excusa para no adaptarnos. En resumen, fue una experiencia de los más enriquecedora y de que la que, sin duda, volvería a repetir mil veces más. Kevin Galván Monzón 2ºCFGM CAE