DESDE EL SOFA DESDE_EL_SOFA1 - Page 17

perjudicado ser un buen líder capaz en una situación comprometida que me favorece, y aunque a veces juego al despiste, me gusta mantener el misterio en estado puro. La vida me ha ido enseñando a tratar al enemigo con delicadeza, aunque a veces me comporto como un bicho implacable, lo debo tener claro, porque intereses son intereses, pero cuando no puedo con algo lo pongo en manos de la religión, ahora debo relajarme, yo vivo en un hotel, y en el nadie me molesta, pues yo vivo solo. LA DONCELLA Y LOS MACHOS Yo la conoci cuando era casta, pero despues se enamoro de un señor que la llamaba por telefono, y le decia tú eres mi "Doncella". A ella le gustaba el sofa, leer revistas, comer manzanas y soreir desnuda delante del espejo, mientras juega con una flor, despues movia lentamente las caderas, y esperaba a que el señor la poseyera. Un buen dia la doncella se olvido del señor, y se fugo con un motero del cual se enamoro. La doncella desesperada de tanto viajar y viaje, un dia se bajo de la moto, desesperada de pasion se abrio de piernas y se ofrecio, al primero que por alli paso, sin sospechchar lo que le esperaba, la duraeza y la longitud excesiva del miembro del macho, eran demasiado para su florido agujerito, y al no poder consumar el acto sexual, sufre y entre asombro y abmiracion, el señor se la pajea y eyacula en el vacio, entones la doncella irritada y desconsolada, decide convertirse en señora. Ahora ya señora, ya no fuma ni bebe alcohol, ya no se desnuda por miedo, y si alguna vez lo hace es por simpatia, ahora es una mujer seria y de su hogar, es la que se hace la dormida, es la que se entrega por amor, y ya no disfruta de los orgasmos excesivos ni del sexo excesivo. CAMINO LENTAMENTE Créeme no lo hago de forma prevista, ni tampoco lo pienso, y mientras voí caminando hacia la parada de bus para de nuevo integrarme a una labore que no me gusta, voí recordando o mas bien imaginando un valle de un tiempo irreal que en sus laderas daba cobijo, a encinas, carrascas, prados, donde transitaban sus gentes hacia los molinos harineros situados entre las vertientes onduladas de la garganta del rió. Despierto de nuevo a un camino imaginario, donde interpreto a un director indescriptible, confuso e irreal, con la motivación acabada, tratando de soportar halagos y gracias, con una forma extraña que refleja inquietud. Me gustaría no mentir y tratar de no ocultar lo que pienso, para volver a ser un artista en la evidencia, el trayecto es corto, y el pensamiento ya se me va aflojando, a veces entre sueños me digo, sera mejor para ti no pensar. LA CALLE HABLADURÍAS La calle habladurías parece un sueño de la tierra prometida, la calle habladurías es famosa, porque en ella confluyen infinitos universos, en la calle esta latente lo que ha sucedido, y lo que ha existido. Ella tiene un encanto especial y un, no se que, capaz de transformar la utopía. La calle habladurías es un teatrillo que anima y propicia la fantasía verbal, y debido a ello los viandantes que la transitan realizan de vez en cuando en ella una paradita, que a su vez aprovechan para practicar la buena verborrea, y de paso establecer leyes o rangos utilizando una idea, que poco reflexionan los interesados, aunque lo importante es que esta sea eficaz para construir una buena orgía mental, aunque normalmente esta tenga poco valor, y sea poco creíble. Ole, tía Patricia, que tal Da. Gregaria, oye nena, porque no te vas a dar una vuelta por el campo, seguro que tu encuentras mariposas, si, seguro que si. Oye el otro día vi una muy bonita en Internet, tu tranquí Gregaria, que yo, ya me voy, Oye, Nena la calle, también esta abierta para los jóvenes, pero a mi lo que me mola, es la casa de la esquina donde vive ese buen periodista llamado Jaranillo,