Boletín SUAyED Psicología marzo-abril Noviembre 2018 - Page 11

11

Dentro de las categorías que pueden asumir las variables encontramos las siguientes:

A) Variable Dependiente o Independiente: Esta primer categoría se establece con base en un relación funcional o causal, es decir los valores de una variable van estar supeditados por los valores de la otra variable. Implica hablar de causa y consecuencia o de acción y reacción (como señala la primer ley de Newton). De tal modo, la variable independiente es aquella que provoca cambios en otra variable (la variable dependiente) y la variable dependiente es aquella que presenta cambios o variaciones como consecuencia de la exposición a otra variable (independiente). No olvidemos que esta relación no es estática por lo cual, en función de la relación que se establezca entre las variables en cuestión tendremos que una misma variable puede ser dependiente o independiente según la relación que establezca con la otra variable implicada en la ecuación.

B) Variable Dicotómica o Politómica. Esta categoría se establece con base en el número de valores que podemos asignar a una variable, de modo tal que cuando sólo podemos asignar dos valores dadas las características de la variable, se asume que la variable es politómica, pensemos por ejemplo en definir una calificación como “Aprobatoria” o “No aprobatoria”, hablamos aquí precisamente de una variable dicotómica, ahora considerando la misma variable calificación pero considerando que asignamos valores de 5 a 10 tal variable sería politómica.

C) Variable Atributiva o Activa. En esta categoría la diferencia radica en el control que el investigador puede ejercer sobre la variable en cuestión. En el caso de las variables atributivas el investigador no tiene control alguno sobre ellas, siendo por lo regular características de los participantes o situaciones del estudio en cuestión (atributos), como puede ser el caso del sexo o edad de los participantes o sí la escuela de procedencia del participante es pública o privada. Mientras que la variable activa el investigador tiene pleno control sobre esta, un claro ejemplo es el tipo de intervención o intervenciones que estudiadas para identificar su efecto sobre una población.

D) Variable Continua o Discreta. La diferencia en esta categoría se encuentra en la relación entre cada uno de los valores que podemos asignar, siendo una variable continua aquella que puede asumir un valor que pertenece a un conjunto ordenado de valores, donde hay una secuencia lógica y racional entre ellos, un claro ejemplo podría ser la edad, lo cual permite determinar una magnitud al asignar un valor, es el caso de la calificación obtenida en un examen; mientras que será discreta aquella variable en la que el valor asignado no permita calcular la magnitud sino simplemente la pertenencia a una categoría o grupo, como podría ser el caso de la religión.

Recuperando lo que Kerlinger y Lee (2002), Silva (2004) y Clark-Carter (2002), comentan en torno a las variables, podemos indicar que son aquellas situaciones o temas de interés para el investigador que metodológicamente se conocen también como constructo. Se asume que estas variables, aunque suene redundante varían, y el investigador al observarlas o medirlas en los sujetos o población de interés les asignará un valor, tales entidades pueden tener más de un valor; aunque conviene puntualizar que los valores no forzosamente serán numéricos.

Ahora bien, es necesario precisar que las variables a su vez, pueden asumir distintas categorías en función de los valores asignados, del control que puede ejercer el investigador, con la posibilidad de ser controladas y con la relación que establecen con otras variables; estas categorías no son excluyentes entre sí, de modo tal que una variable puede ser asignada a distintas categorías.

Dentro de las categorías que pueden asumir las variables encontramos las siguientes:

A) Variable Dependiente o Independiente: Esta primer categoría se establece con base en un relación funcional o causal, es decir los valores de una variable van estar supeditados por los valores de la otra variable. Implica hablar de causa y consecuencia o de acción y reacción (como señala la primer ley de Newton). De tal modo, la variable independiente es aquella que provoca cambios en otra variable (la variable dependiente) y la variable dependiente es aquella que presenta cambios o variaciones como consecuencia de la exposición a otra variable (independiente). No olvidemos que esta relación no es estática por lo cual, en función de la relación que se establezca entre las variables en cuestión tendremos que una misma variable puede ser dependiente o independiente según la relación que establezca con la otra variable implicada en la ecuación.

B) Variable Dicotómica o Politómica. Esta categoría se establece con base en el número de valores que podemos asignar a una variable, de modo tal que cuando sólo podemos asignar dos valores dadas las características de la variable, se asume que la variable es politómica, pensemos por ejemplo en definir una calificación como “Aprobatoria” o “No aprobatoria”, hablamos aquí precisamente de una variable dicotómica, ahora considerando la misma variable calificación pero considerando que asignamos valores de 5 a 10 tal variable sería politómica.

C) Variable Atributiva o Activa. En esta categoría la diferencia radica en el control que el investigador puede ejercer sobre la variable en cuestión. En el caso de las variables atributivas el investigador no tiene control alguno sobre ellas, siendo por lo regular características de los participantes o situaciones del estudio en cuestión (atributos), como puede ser el caso del sexo o edad de los participantes o sí la escuela de procedencia del participante es pública o privada. Mientras que la variable activa el investigador tiene pleno control sobre esta, un claro ejemplo es el tipo de intervención o intervenciones que estudiadas para identificar su efecto sobre una población.

D) Variable Continua o Discreta. La diferencia en esta categoría se encuentra en la relación entre cada uno de los valores que podemos asignar, siendo una variable continua aquella que puede asumir un valor que pertenece a un conjunto ordenado de valores, donde hay una secuencia lógica y racional entre ellos, un claro ejemplo podría ser la edad, lo cual permite determinar una magnitud al asignar un valor, es el caso de la calificación obtenida en un examen; mientras que será discreta aquella variable en la que el valor asignado no permita calcular la magnitud sino simplemente la pertenencia a una categoría o grupo, como podría ser el caso de la religión.

E) Variable Mediadora o Moderadora. Esta categoría se relaciona con la primer categoría presentada (VI-VD), pues el considerar a una variable como mediadora o moderadora dependerá de la posibilidad que afectar la relación causal que existe entre un par de variables. De modo tal que una variable es moderadora cuando al estar implicada puede alterar la magnitud del efecto que tiene una variable independiente sobre una dependiente. Cuando observamos que es independiente afecta a una primer variable antes de afectar a la variable dependiente y la variable dependiente será afectada indirectamente, esa variable intermedia se considera mediadora (Ato & Vallejo, 2011).

A manera de conclusión podemos recuperar lo señalado al inicio del texto, la Psicología se ganó un lugar entre las ciencias hasta el momento en que empezó a hacer uso del método experimental y tener datos que permitieron desarrollar modelos matemáticos para explicar los comportamientos humanos de interés, comportamientos que metodológicamente empezaron a ser denominados variables.

Finalmente es conveniente considerar que el dominio de temas como este pueden ir preparando al alumno para los estudios de posgrado, dado que los posgrados tienen un considerable sesgo metodológico y el estudiante se enfrenta a una constante demanda de saberes metodológicos y estadísticos, por encima de los principios teóricos de la disciplina.

Y

X

Y

A)

Variable Dependiente o Independiente

Esta primer categoría se establece con base en un relación funcional o causal, es decir los valores de una variable van estar supeditados por los valores de la otra variable. Implica hablar de causa y consecuencia o de acción y reacción (como señala la primer ley de Newton). De tal modo, la variable independiente es aquella que provoca cambios en otra variable (la variable dependiente) y la variable dependiente es aquella que presenta cambios o variaciones como consecuencia de la exposición a otra variable (independiente). No olvidemos que esta relación no es estática por lo cual, en función de la relación que se establezca entre las variables en cuestión tendremos que una misma variable puede ser dependiente o independiente según la relación que establezca con la otra variable implicada en la ecuación.

B) Variable Dicotómica o Politómica. Esta categoría se establece con base en el número de valores que podemos asignar a una variable, de modo tal que cuando sólo podemos asignar dos valores dadas las características de la variable, se asume que la variable es politómica, pensemos por ejemplo en definir una calificación como “Aprobatoria” o “No aprobatoria”, hablamos aquí precisamente de una variable dicotómica, ahora considerando la misma variable calificación pero considerando que asignamos valores de 5 a 10 tal variable sería politómica.

C) Variable Atributiva o Activa. En esta categoría la diferencia radica en el control que el investigador puede ejercer sobre la variable en cuestión. En el caso de las variables atributivas el investigador no tiene control alguno sobre ellas, siendo por lo regular características de los participantes o situaciones del estudio en cuestión (atributos), como puede ser el caso del sexo o edad de los participantes o sí la escuela de procedencia del participante es pública o privada. Mientras que la variable activa el investigador tiene pleno control sobre esta, un claro ejemplo es el tipo de intervención o intervenciones que estudiadas para identificar su efecto sobre una población.

D) Variable Continua o Discreta. La diferencia en esta categoría se encuentra en la relación entre cada uno de los valores que podemos asignar, siendo una variable continua aquella que puede asumir un valor que pertenece a un conjunto ordenado de valores, donde hay una secuencia lógica y racional entre ellos, un claro ejemplo podría ser la edad, lo cual permite determinar una magnitud al asignar un valor, es el caso de la calificación obtenida en un examen; mientras que será discreta aquella variable en la que el valor asignado no permita calcular la magnitud sino simplemente la pertenencia a una categoría o grupo, como podría ser el caso de la religión.

B)

Variable Dicotómica o Politómica

Esta categoría se establece con base en el número de valores que podemos asignar a una variable, de modo tal que cuando sólo podemos asignar dos valores dadas las características de la variable, se asume que la variable es politómica, pensemos por ejemplo en definir una calificación como “Aprobatoria” o “No aprobatoria”, hablamos aquí precisamente de una variable dicotómica, ahora considerando la misma variable calificación pero considerando que asignamos valores de 5 a 10 tal variable sería politómica.

C) Variable Atributiva o Activa. En esta categoría la diferencia radica en el control que el investigador puede ejercer sobre la variable en cuestión. En el caso de las variables atributivas el investigador no tiene control alguno sobre ellas, siendo por lo regular características de los participantes o situaciones del estudio en cuestión (atributos), como puede ser el caso del sexo o edad de los participantes o sí la escuela de procedencia del participante es pública o privada. Mientras que la variable activa el investigador tiene pleno control sobre esta, un claro ejemplo es el tipo de intervención o intervenciones que estudiadas para identificar su efecto sobre una población.

D) Variable Continua o Discreta. La diferencia en esta categoría se encuentra en la relación entre cada uno de los valores que podemos asignar, siendo una variable continua aquella que puede asumir un valor que pertenece a un conjunto ordenado de valores, donde hay una secuencia lógica y racional entre ellos, un claro ejemplo podría ser la edad, lo cual permite determinar una magnitud al asignar un valor, es el caso de la calificación obtenida en un examen; mientras que será discreta aquella variable en la que el valor asignado no permita calcular la magnitud sino simplemente la pertenencia a una categoría o grupo, como podría ser el caso de la religión.