Berberana octubre Berberana Octubre 2019 267 HR - Page 8

8 | berberana | octubre de 2019 PUE B LO A PUE B LO María de Lera, “Una Maestra de Laguardia” Juantxu Martínez El trabajo de la documentalista y escritora Susana Koska en los fon- dos de la Sociedad de Amigos de Laguardia ha permitido una ex- posición, abierta hasta el 31 de di- ciembre, que recoge el recorrido profesional de María de Lera, como maestra en Laguardia, y las formas de educar a las niñas que se tenía en época franquista. El asunto comen- zó en una revisión y puesta al día de los temas almacenados en la Socie- dad de Amigos de Laguardia. Susana Koska ha contado con la ayuda de la estudiante de Historia del Arte, Car- men Murías Sampedro. Con Susana nos citamos en Ra- dio Rioja Alavesa en vísperas de la apertura de la exposición, prime- ra que se realiza tras el cambio de nombre del Museo de Amigos de La- guardia, puesto que este espacio ex- positivo recibe ahora el nombre de Lagum, jugando con los conceptos Laguardia y museo. En la entrevis- ta nuestra invitada nos hablaba de cierta casualidad al encontrarse con las cajas que contenían el material profesional de María de Lera, “su pasión por su trabajo y su meticu- losidad de guardar todo nos permi- te ver su recorrido profesional y de paso observar cómo era la educación para niñas en el tiempo que le tocó vivir”. María de Lera podemos califi- carla primero de rebelde, “puesto que en plena República, con la re- ligión fuera de las aulas, montó una escuela católica para niñas donde ahora se encuentra el salón parro- quial”, nos recordaba Susana Kos- ka. A partir de la guerra la cuestión cambió de tal forma que terminó siendo la directora de le Escuelas Nacionales en Laguardia. La exposición la preside una foto de María de Lera con sus alumnas, algunas de ellas a falta de concretar el nombre, aunque el día de la pues- ta en escena alguna de las visitantes soltó de carrerilla casi todo el plan- tel, con nombres y sus respectivos apodos familiares. Títulos, cuader- nos, libros y todo tipo de material escolar nos permite tener una visión de aquella educación. La comisaria de esta muestra nos decía que “hacer memoria sig- nifica recordar lo que te gusta y lo que no”. Destaca cómo ha podido La exposición la preside una foto de María de Lera con sus alumnas, algunas de ellas a falta de concretar el nombre, aunque el día de la puesta en escena alguna de las visitantes soltó de carrerilla casi todo el plantel, con nombres y sus respectivos apodos familiares. Títulos, cuadernos, libros y todo tipo de material escolar nos permite tener una visión de aquella educación. ordenar la cronología de la vida de María de Lera y sobre todo “cómo aquella mujer guardaba los cua- dernos de sus alumnas de los años cuarenta y cincuenta, cuando ella, tal vez, falleció en los setenta”. Su- sana Koska nos invita a descubrir por nosostros mismos los pequeños tesoros que tiene la exposición. Hablando de puesta en escena cabe destacar que como preám- bulo a la exposición se volvió a vi- sionar la película grabada en 1927, con motivo de la inauguración de las Escuelas, por inicitiva de Victor Tapia. Antonio Mijangos ofreció al- gunos datos sobre la imprescindible colaboración de este benefactor con su pueblo en la creación de dichas escuelas. A la película, muda en ori- gen, se le ha adosado una música de piano que nos lleva al cinematógra- fo de hace un siglo. Esta película lle- va el nombre de El balcón de la Rioja y la Sociedad de Amigos de Laguardia pretende ofrecer varios pases en los próximos meses.