Berberana 279 Noviembre 2020 - Page 13

HERRIZ-HERRI noviembre de 2020 | berberana | 13

El ‘ Vigilante ’ de Labastida

Pedro Amurrio instaló a finales de verano en la zona del Castillo una escultura realizada sobre una vieja traviesa del ferrocarril
Juantxu Martínez En lo más alto de Labastida , en la zona del Castillo , poco antes de vendimias Pedro Amurrio Seisas instaló una escultura sacada desde dentro de una vieja traviesa ferroviaria . El lugar no es casualidad , allí podemos comenzar , o terminar el camimo del Matximbrao . Un lugar de paseo que los bastidarras han visto cómo desde hace un cuarto de siglo se va poblando de esculturas en piedra , hierro , hormigón y otros materiales , obra de este vecino que sólo se considera “ artista ” elaborando vinos , su trabajo y pasión , así nos lo señaló en una entrevista en Radio Rioja Alavesa . Maneja una agenda de vida abarrotada de actividad , donde la pintura y la escultura también buscan su espacio .
En concreto en este Vigilante sin nombre ha estado trabajando a ratos durante los dos últimos años . Digo sin nombre porque no suele titular sus obras , le gusta que la gente le ponga el que quiera y sobre todo le gusta que sus piezas sean para tocar e interpretar por cada uno de los paseantes del Matximbrao , un espectacular paseo casi aéreo con dos expléndidas vistas a cada uno de los lados , Remelluri y San Ginés . En ese recorrido nos decía Pedro Amurrio se “ está más cerca del cielo ”.
El vigilante o centinela podemos pensar que está allí velando por la vecindad de Labastida y sus visitantes . La forma es de tótem humano , aunque la oreja para escuchar , la boca para decir y el corazón para sentir , se encuentren un tanto desperdigados en el cuerpo . Tiene un treból que según la leyenda inventada por el propio artista “ sirve para pedir un deseo que no sea material , no da suerte para la lotería ”, nos remarcaba . Las cuestiones a pedir son más importantes , salud , amor , amistad ... La escultura está rematada en lo más alto con un bloque de hormigón que tiene incrustados unos espejos que reflejan la luz solar en varias direcciones , dependiendo la hora del día .
Nos dijo que se encuentra sorprendido por la aceptación y los comentarios que le llegan , “ lo im-
portante es el lugar . Allí podemos realizar una mirada de 360 grados mirando hacia San Vicente , Haro , Briñas , Buradón y el Toloño que explican por qué Labastida se encuentra allí ”, nos dijo .
Algo que le sugerimos fue realizar , cuando se pueda , visitas guiadas por todo el camino del Matximbrao y una exposición fotográfica con todas esas piezas , “ lo cierto es que resulta gratificante escuchar la interpretación que cada cual puede hacer de lo que tú has realizado ”. Esa visita guiada pudiera terminar en el barrio de la Mota , allí está la casa de los padres de Pedro y en ese entorno se encuentran sus primeros escarceos con la piedra y la madera , sin olvidarnos de la fotografía y la pintura . Y dice que sólo es artista con los vinos , ¡ vamos hombre ..!