Barça 111 Abril - Mayo de 2022 - Page 135

para que pueda compaginarlo con los entrenamientos . En ese tiempo su familia -los padres y su hermana pequeña de doce años , Milana- han tenido que abandonar su ciudad . “ Una bomba estalló a 200 metros de mi casa ”, dice , y provocó la fuga de los suyos hacia una zona rural del sur . Mientras buscan cobijo de los bombardeos en casa de unos amigos , su familia piensa en cómo reagruparse . “ Mis padres quizá me envíen a Barcelona a mi hermana . Mi madre no quiere dejar solo a mi padre ”. Aunque su progenitor no ha ido al frente por una antigua lesión en las piernas , Artem asegura que “ quisiera ir ”. Una realidad que está llevando a las trincheras también a gente muy joven . “ Muchos de mis amigos están luchando . Uno de ellos está en Mariúpol , que está devastada . Si yo no hubiera venido a estudiar a Barcelona , ​ahora estaría en el frente ”, asegura .

VIKTOR GONCHARENKO

Viktor Goncharenko fue jugador de la sección de hockey hielo del FC Barcelona en las temporadas 2001 / 02 y 2002 / 03 . Después de dos años de éxitos aquí -en la última temporada el equipo fue campeón de España- regresó a Ucrania . Desde hace pocas semanas la guerra le ha traído de nuevo a Barcelona . “ Tenía mis dudas sobre si abandonar o no Kyiv , pero al día siguiente de marcharse la ciudad ya estaba ocupada por las tropas rusas ”. Viktor tardó dos días en llegar a Polonia y desde allí se puso en contacto por correo electrónico con el FC Barcelona , ​para explicar su situación y pedir ayuda . El Club le respondió con rapidez , pudo gestionar su llegada a la ciudad y próximamente entrará a trabajar en la Ciudad Deportiva . Ahora vive cerca de este complejo con su esposa Nadezna -que en ucraniano significa esperanza- y sus dos hijos , Alexei , de ocho años , y Ilia , de tres .
Internacional con la selección de hockey hielo de su país , jugó en varios equipos , entre estos el Sokil Kyiv , uno de los más prestigiosos de la ciudad . Ahora se centra en ayudar a los otros refugiados que llegan a Barcelona . Pero su corazón sigue en su país . Allí ha dejado a su hijo mayor , su madre de 83 años , y a una hermana . “ Sólo pienso en volver cuando termine todo ”.