Última edición Revista TALENTO Coaching, Mentoring, Liderazgo y RRHH última edición - Page 26

DESARROLLO ¿QUIÉN DIJO MIEDO? Entre mis vicios confesables, ya que no es momento ni lugar para poner los otros encima de la mesa, está el de divertirme visionando películas de miedo. No recuerdo cuándo adquirí esta costumbre, ni por qué pasar miedo me divierte; sólo sé que ya de adolescente tenía auténtica pasión por este género. Y cuando digo miedo, no me refiero a las películas de suspense o casos policíacos; las historias sobre asesinos en serie y similares -con la excepción de la magnífica “Seven” y pocas más- siempre me parecieron sosas, descafeinadas, incapaces de generar una buena pesadilla. Siempre fui más fan de disfrutar de lo paranormal, lo terrorífico e incluso -sí, lo admito- lo sangriento. Es cierto que con los años esta vena truculenta ha decaído bastante, en favor del estudio de ciertos misterios y conspiraciones, pero sigo siendo un aficionado digamos que notable. Y lo llamativo es que este pasatiempo no tiene nada que ver con mi carácter, bastante calmoso en general. Rehúyo el peligro sistemáticamente y busco situaciones y entornos tranquilos para disfrutar, solo o en compañía. De ninguna manera me gusta ponerme en tensión o arrastrar a ella a nadie; así que no sé de dónde me viene esta cuestión. 26